La pasada semana hablábamos de cuáles eran nuestros propósitos y esta lo haremos sobre cómo escoger aquellos que nos harán empezar bien el año nuevo a nivel individual.

Hay que tener en cuenta que esto no es una receta para alcanzar la plena felicidad, sino una ayuda para saber cómo poner en práctica hábitos saludables. No se trata de algo que haya que hacer durante un periodo de tiempo concreto; hay que ser constantes, no tener prisa y, por supuesto, realistas con aquello que queremos conseguir.

Alimentación equilibrada: Seguro que después de los atracones y los excesos navideños más de uno se ha propuesto mejorar su dieta. Pero, ¿realmente sabemos cómo se hace? Los expertos aconsejan repartir la ingesta de calorías en cinco comidas al día cambiando los alimentos que ingerimos en cada una de ellas para que el menú sea equilibrado. Diremos adiós a los alimentos procesados, a los azucarados y a la bollería industrial para dar la bienvenida a los alimentos frescos y de temporada. Si necesitas ayuda a la hora de decidir qué vas a comer, en Tento encontrarás una amplia selección de platos saludables que siguen los principios de la dieta mediterránea y aportan las raciones adecuadas para una dieta equilibrada.

Practica deporte: Un clásico. Apuntarse al gimnasio nada más empezar el año para librarse de los kilos de más y estar estupendo para ir a la playa. Sin embargo, esto es tan común como tirar la toalla a las pocas semanas. El gimnasio no es para todos, puede no gustarte y no pasa nada por ello, pero tampoco es excusa para no practicar cualquier otra actividad física. Puedes hacer ejercicio en casa, salir a correr, apuntarte a excursiones de senderismo, clases de baile o ir a la piscina.

Dedícate tiempo: Y con esto nos referimos a hacer lo que más te gusta. A lo largo de la semana guarda un poco de tiempo para ti, para leer todos esos libros que llevan años cogiendo polvo en la estantería, para ver esa serie de la que todos hablan, para aprender a tocar un instrumento, para hacer clases de inglés, disponibles en Tento gracias al programa Inglés en bares de Oxbridge, de pintura… Lo que sea que quieras hacer, ¡hazlo! La vida no consiste sólo en trabajar y estar por los demás.

Ríe más: Aunque tengas motivos para enfadarte, intenta mirar el lado positivo. Lo sabemos, es difícil, pero a largo plazo este pequeño hábito te ayudará a reducir el estrés. Buscar cosas o personas que nos hagan reír hará que los músculos se relajen, disminuirá la frecuencia cardiaca y mejorará nuestro estado de ánimo y el de las personas que nos rodean.

Relaciónate: Siempre con personas que nos sumen. Si este año te has relacionado con personas que no te hacían ningún bien o con las que no te sentías cómodo, toca buscar gente nueva. Y si estás de lujo con tu gente, también. Con este nuevo grupo podrás hacer las actividades que con tus amigos o seres queridos no puedas. Del mismo modo, sé más agradecido con ellos, dedícales tiempo y ayúdales siempre que te sea posible.