Si te encanta el sofá y te gustaría ponerte en forma, pero te da pereza, te traemos la solución perfecta: hacer ejercicio sin moverte del sofá.

Y no es una mentira ni estamos jugando con tus ilusiones, esta innovadora forma de ejercitarse permite tonificar áreas concretas del cuerpo con actividades de baja intensidad. ¿Te animas a probarlo?

– Contracción de glúteos: para endurecerlos y así evitar la flacidez. Lo mejor es que no necesitas estar en el sofá para ponerlo en práctica; mientras estás caminando, en el trabajo o simplemente esperando en la cola para pagar en caja tu plato Tento. Recomendación: hacer contracciones de 30 segundos.

– Abdominales invertidos: también conocidos como isométricos, consisten en sentarse al borde el sofá, contraer el abdomen y, manteniendo el equilibrio, inclinarse hacia atrás al mismo tiempo que estiramos las piernas. Luego, volver a la posición original doblando las rodillas a medida que nos sentamos rectos. Recomendación: hacer tres series de 10.

– Bicicleta en el aire: túmbate en el sofá con el cuerpo completamente recto y flexiona las rodillas en un ángulo de 90º. Pon las manos bajo el glúteo y contrae el abdomen. Una vez en esta posición, realiza el movimiento de pedaleo hacia delante. Recomendación: hacer dos series de pedaleo durante dos minutos.

Si te animas a bajarte del sofá, puedes seguir ejercitándote sin tener que salir de casa.