Hay una alimentación indicada para cada etapa de la vida. Hoy queremos hablarte los 5 errores en la alimentación de los estudiantes, una categoría que a menudo se deja llevar por un tipo de comida desordenada y a menudo grasienta, que influye, y mucho, sobre su salud y sus resultados escolares.

Entonces, ¿cuáles son los errores más frecuentes en la alimentación de los estudiantes?

  1. No saltarse el desayuno. Lo sabemos, la rutina de los estudiantes, especialmente en época de exámenes, está hecha de noches en velas y amaneceres con prisa, que dejan poco tiempo para desayunar si quieren llegar a clase a tiempo. Sin embargo, la costumbre de no desayunar es aún más dañina para los estudiantes: es importante consumir lácteos, cereales (posiblemente no industriales) y fruta para empezar bien el día, con energías y despiertos.
  2. No a los snacks preparados. En vez de dejar toda la chatarra de los bolsillos en las maquinitas distribuidoras de snack, cuyo componente mayoritario suele ser el azúcar o la sal, es aconsejable llevar pequeños snacks en la mochila. Frutos secos (sin sal y no fritos), fruta, yogures son grandes aliados a la hora de picar algo entre comidas.
  3. No a las bebidas azucaradas. Los refrescos y los zumos industriales suelen contener altas dosis de azúcar, que dificultan la concentración a la vez que crean dependencia. Sin darse cuenta, a menudo los estudiantes llegan a tomarse diariamente un par de latas de este tipo de bebidas, atiborrando su cuerpo con una cantidad descomunal de glucosa.
  4. No al fast food. Pizzas, hamburguesas, tacos, nachos, sushi… el listado podría ser infinito y las opciones para adquirir este tipo de comida están, literalmente al alcance de un dedo. Las decenas de apps para comprar comida y que te la entregan en casa han proliferado en los últimos años, teniendo cada vez más éxitos entre los jóvenes que salen de casa por primera vez y que no han hervido arroz ni pelado una zanahoria en su vida. Sin embargo varios estudios demuestran que el consumo de comida basura es directamente proporcional a un escaso rendimiento escolar.
  5. No a la compra para todo el mes, ni solo para un día. Muchos estudiantes suelen comprar una vez al mes, muchos otros pasan por el super cada día. Los primeros suelen comprar productos que puedan conservarse (envasados, congelados como pizza, Nuggets de pollo, croquetas y cualquier cosa que pueda prepararse en un abrir y cerrar de microondas). Los segundos, pasan por el super cada día antes de volver a casa, lo cual implica que “compren con los ojos”, o por gula. Volvemos a lo mismo: “Hoy no me apetece cocinar”, y venga una pizza más. El típico error en la alimentación de los estudiantes.