Seguro que te ha pasado: con la vuelta al cole te propones hacer deporte, sacar las mallas y las zapatillas de correr, o el bañador, o los patines, o la raqueta… Y sin embargo, al cabo de dos días esta idea queda relegada en un rincón de tu cabeza. Piensas en ello cuando te cansas al subir las escaleras del metro, cuando subes una cuesta, cuando tienes que correr para que no se te escape el autobús. Nosotros hemos encontrado 7 razones, más allá de lo saludable y lo estético, por las que te entrarán ganas de hacer deporte.

  1. Es divertido. Y pensarás: ya empezamos, esto lo escribió un/a friki del deporte que disfruta sudando a mares y levantando pesas. Error. Como con la comida, los gustos son gustos. La típica frase “no me gusta el deporte” es como decir “no me gusta la comida”: puedes aborrecer el brócoli, las mandarinas, el chocolate (sí, existe esta clase de gente), pero no la comida en general. Con el deporte es lo mismo: tal vez no te guste el gimnasio, pero hay una infinidad de alternativas y solo tienes que encontrar la que te divierta a ti.
  2. Es desafiante. Hacer deporte es superar tus límites. Hablamos de límites físicos y mentales que todos tenemos y que a menudo preferimos no reconocer. ¿Crees que serías capaz de correr cinco kilómetros seguidos? Puede que ahora no, pero si te lo propones lo conseguirás. ¿Y nadar 80 largos? ¿Jugar un partido de tenis sin morir a los 3 minutos? ¡Supera tus límites!
  3. Tendrás la sensación de estar aprovechando el tiempo. Seguro que te ha pasado, después de una tarde tirado en el sofá viendo series o mirando el móvil, de levantarte pensando que has tirado a la basura horas de tu vida. Con una hora de deporte esto no pasa: te gratifica tanto, y sientes tu cuerpo tan activo, que tienes la sensación de haber aprovechado cada minuto que has estado sudando.
  4. Conocerás gente. En la mayoría de los casos, a menos que no hagas deporte en casa, es probable que acabes conociendo los compañeros de clase del gym, aquella persona que se cruza contigo todos los días cuando vas a correr, la gente de aguagym…
  5. Tendrás mejor humor. La actividad deportiva que te guste provocará que tu médula espinal libere endorfinas, unas cadenas proteicas responsables del buen humor. Estos neurotrasmisores nos hacen sentir felicidad y bienestar. 
  6. Descansarás mejor. Si tienes problemas para dormir, o cuando te metes en la cama empiezas a pensar en todo lo que tendrás que hacer al día siguiente, o en todo lo que has hecho (bien o mal) a lo largo del día que acaba de terminar, tenemos una buena noticia. Hacer deporte te hará caer redond@ en cuanto tu cabeza toque la almohada.
  7. Ya no estarás tan cansad@. Parece un sinsentido: si me muevo más, me canso más. Error. El deporte aumenta nuestra masa muscular, el ritmo cardíaco y la capacidad pulmonar. Acostumbrando tu cuerpo al deporte, cada vez tendrás más energía y lo que ahora te cansa, después de unos meses de hacer deporte ya no te cansará más. 

Si te propones probar a hacer deporte teniendo presentes estas razones, sin olvidar que es sumamente beneficioso para tu salud y tu aspecto, coincidirás con nosotros: cada vez querrás más. Porque te diviertes, te desafías, aprovechas tu tiempo, conoces gente, estás de buen humor, duermes bien y estás más descansado. ¿Qué más quieres?