Hoy se celebra el Día Mundial de la Dieta Mediterránea. ¿Sabéis en qué consiste y por qué se considera una de las dietas más sanas del mundo?

Las pautas de la Dieta Mediterránea son sencillas:

  • Se consumen muchísimos alimentos de origen vegetal: legumbres, fruta, hortalizas y verduras.
  • También se consumen diariamente alimentos derivados de los cereales, como pasta, pan y arroz.
  • Todo se condimenta con aceite de oliva virgen, dejando la mantequilla, margarina y otros aceites para el consumo ocasional.
  • La dieta mediterránea también implica consumir grandes cantidades de pescado, especialmente pescado azul y pescado blanco.
  • El consumo de huevos y derivados lácteos está muy presente en este tipo de alimentación.
  • Las carnes suelen ser blancas y magras, dejando la carne roja para el consumo ocasional.
  • Lo mismo pasa con dulces, pasteles, bollería industrial: su consumo en la dieta mediterránea no tiene casi cabida, ya que todos estos alimentos se suelen sustituir con fruta como postre o merienda.
  • Al momento de los snacks entre comidas, a parte de pan o fruta, también se consumen muchos frutos secos.
  • Las bebidas azucaradas quedan excluidas de la dieta mediterránea. En su lugar, se consumen zumos de fruta exprimidos.

Además de estas pautas, es importante destacar que un pilar importante de la dieta mediterránea es el consumo de agua, que ronda los 1,5 – 2 litros diarios, dependiendo de las personas.

Más que una dieta, una filosofía de vida

La dieta mediterránea se llama así porque aprovecha los recursos naturales de la zona del mediterráneo: aceite de oliva, fruta y verdura fresca, pescado, carnes magras. Por ello, más que una dieta es un estilo de vida: suele ser acompañada por un ejercicio físico diario moderado, que pueden ser paseos al aire libre, dado el clima templado. Adaptar tu vida a la dieta mediterránea implica buscar la forma de aprovechar los alimentos de temporada, excluir o reducir lo más posible los productos procesados y también introducir una actividad física diaria constante.