Como ya hemos hablado de los beneficios del pilates, hoy hemos pensado en proponerte una serie de ejercicios que se convertirán en tu rutina de pilates para diciembre, o para el mes que quieras 🙂

Para esta rutina de pilates, necesitarás una esterilla y nada más, aunque con el tiempo, conforme avances en tus entrenamientos, podrás utilizar elásticos, pelotas y otros accesorios. La rutina que te proponemos a continuación es de bajo impacto, pensada para que pueda practicarla todo el mundo sin dificultades. Recuerda, antes de empezar, que tienes que prestar atención a tu respiración. ¿List@? ¡Vamos!

  1. Para calentar motores, vamos a despertar nuestros músculos. Quítate los zapatos y colócate de pié en tu esterilla, con las piernas ligeramente abiertas. Asume una postura recta, levanta los brazos extendidos encima de tu cabeza y baja intentando tocar el suelo con la punta de los dedos. Mientras bajas, exhala, y cuando subes inhala hasta llegar de nuevo a la posición de los brazos extendidos encima de tu cabeza. Repite 10 veces.
  2. Seguimos calentando, esta vez sentados en la esterilla. Asumiendo una posición recta, con hombros, brazos  y el cuello alineados con la cadera, extendemos las piernas ligeramente abiertas. Tienen que tener un ángulo ligeramente superior al ancho de la cadera. Inhala, levanta los brazos alineándolos con los hombros y, mientras exhalas, rota tu tronco hacia la derecha para tocar el pie derecho con la mano izquierda. Mantén la posición durante 10 segundos. Regresa a la posición original inhalando, y repite la acción 10 veces. Descansa 30 segundos y repite hacia el otro lado.
  3. Ahora que hemos calentado, subimos un poco la intensidad. Acuéstate boca arriba en la esterilla, flexional las rodillas y apoya los pies en el suelo. Levanta la pelvis y coloca las manos debajo de las caderas apoyándote en tus codos. Inhala y exhala levantando una pierna hacia el techo. Exhala bajando la pierna a la posición original. Repite 5 veces por pierna.
  4. Arrodíllate en la esterilla con los brazos a los lados. Ve inclinando tu columna hacia atrás, con el objetivo de coger tus tobillos con tus manos. Si no llegas, no pasa nada. Estírate hasta donde puedas, mantén la posición unos 5 segundos y vuelve a poner la columna recta. Repite 10 veces sin forzar demasiado.
  5. Cuando vuelvas a la posición de partida del ejercicio anterior, no te levantes. Inclina tu cuerpo hacia el lado derecho y apóyate en la mano derecha, colocando la izquierda detrás de tu cabeza. Levanta la pierna izquierda flexionando la rodilla hasta tocar tu cadera tu cadera y vuelve a bajarla. Repite 10 veces por pierna. 
  6. En la misma posición del ejercicio anterior, levantaremos la pierna hacia arriba hasta formar una L. 10 repeticiones por pierna inhalando al subirla y exhalando al bajarla.
  7. Como último ejercicio de nuestra rutina de pilates antes de los estiramientos, nos acostaremos boca abajo,  levantando un poco cabeza y pecho. Ahora, estiraremos piernas y brazos hacia adelante, levantándolos unos centímetros del suelo. Mantenemos la posición durante 5 segundos. Repetimos 5 veces.
  8. Finalmente, estiramos los músculos. Nos arrodillamos en la esterilla y nos sentamos en nuestros tobillos. Estiramos el torso y los brazos hacia el suelo, intentando llegar lo más lejos que podamos con las manos. Mantenemos esta posición durante unos segundos y luego, sin mover el torso, bajamos los brazos en paralelo a las caderas. Relajamos los músculos y nos quedamos en esta posición hasta que no nos sintamos listos para levantarnos despacio.

¿Qué os ha parecido nuestra rutina de pilates? ¿Os ha gustado? ¿La habéis probado?