Enero, lo sabemos, es un mes que le cuesta casi a todo el mundo. El clima, la depresión post vacacional, la cuesta de fin de mes no ayudan a que nos sintamos mejor. Sin embargo, algo que siempre funciona es leer. Y como este nos parece un mes un poco triste, hemos pensado en elaborar un listado de libros para sobrevivir a enero con humor.

 

  1. Esto te va a doler, de Adam Kay. Bienvenido al estimulante trabajo de médico: 97 horas a la semana y disponibilidad los 365 días del año. Bienvenido a un sunami de fluidos corporales compensados por unos ingresos económicos inferiores a los de un parquímetro. Di adiós a tus relaciones familiares, amorosas y a tus amistades. Bienvenido a tu vida como médico en prácticas. Tras cinco años sin ejercer la medicina y dedicado a escribir series de comedia para televisión, Kay recibe un aviso del colegio de médicos comunicándole que le van a quitar la licencia. Aprovecha entonces para rescatar sus diarios de médico en prácticas y hacer un repaso a sus años en la sanidad pública. El resultado es un tronchante diario no exento del mejor humor negro, lleno de anécdotas e historias protagonizadas por médicos, pacientes y administrativos asqueados y hartos. Una mirada irónica y desmitificadora de la vida en los hospitales que ha sido un fenómeno en Reino Unido.
  2. 50 sombras de Lusi, de Ángel Sanchidrián. La Luisi es esa ama de casa que todos conocemos. Ni gorda ni flaca, ni vieja ni joven, la típica madre, amiga o vecina que todos tenemos y que no se avergüenza de taparse la cabeza con una bolsa del Carrefour cuando llueve. Ni de seguir al dedillo las pautas del 50 sombras de Grey si eso puede darle algo de salsa a su vida sexual. Esta heroína castiza empezó sus andanzas con «50 sombras de Luisi», el relato de Ángel Sanchidrián que llegó a ser trending topic en Twitter con más de tres millones y medio de reacciones.
  3. Hablar es gratis, de Andreu Buenafuente. «Buenafuente» es un programa televisivo singular por la extraordinaria personalidad de su conductor, y lo consigue ofreciendo un tratamiento de los contenidos que difícilmente se encuentran en otros programas del late night televisivo. Así, aporta una visión muy personal de los temas de actualidad, y una mirada crítica, irónica y divertida de las cosas de cada día.
  4. El arte de joder, De Vicente Antonio Amengual Sosa. Esta obra, concebida originalmente solo como algo anecdótico y de humor, se ha convertido para mí, y espero que para muchos de los que la lean, después de varias lecturas de revisión, en unas notas de ayuda personal para cultivar el buen humor, el cual es necesario en la convivencia ciudadana y en el mejoramiento físico y mental de quien lo practica. La experiencia me indica que toda persona vive con frecuencia algún momento digno de ser conservado por su calidad humorística, pero lo ignora o le resta importancia. Creo que aquí hallará un buen método de cómo hacerlo.
  5. El WhatsApp de padres, de Juan de Gorostidi. ¿Alguna vez has tenido una conversación como esta en el grupo de WhatsApp de padres del cole?
    – Mi hijo está enfermo. Mañana no irá a clase.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    – Que se mejore.
    «La vuelta al cole», «La bufanda perdida», «¿Hay deberes?», «Recaudando fondos» y «¡Piojos!», son algunos de los temas con que te toparás en este libro.

 

Y tú, ¿con qué libros intentas sobrevivir a enero?