Con la primavera a la vuelta e la esquina, llegan cambios en nuestra despensa. Empezamos a despedirnos de algunos productos invernales y toman protagonismo nuevos alimentos. Este es el caso de la espinaca, que se convierten en el alimento del mes por su gran aportación de vitaminas, minerales y fibra.

Propiedades de la espinaca

La espinaca es una fuente de vitamina A, C, E, K, y también de vitaminas del grupo B (B6, B2, B1) y ácido fólico (vitamina B9). En relación a los minerales, destacan el calcio, hierro, potasio, magnesio, manganeso y fósforo.

Es también rica en fitonutrientes, especialmente el beta-caroteno y la luteína, convirtiéndola en un vegetal con propiedades antioxidantes, que nos protegen del daño celular.

La espinaca está compuesta mayormente por agua. La cantidad de grasas e hidratos de carbono es muy baja, pero es uno de los vegetales que más proteínas contiene. También es una buena fuente de ácidos Omega-3.

Todos estos nutrientes tienen grandes beneficios para nuestra salud: fortalecen los huesos, reducen la presión arterial, benefician la función cerebral, tonifican los músculos, favorecen el tránsito intestinal, ayuda a bajar peso, promueve la energía y vitalidad, etc.

Truco para cocer espinacas

Para cocer las espinacas no es necesaria mucha agua porque ellas mismas contienen una gran cantidad. En realidad, es posible cocerlas sin agua. ¿Cómo? Cortas las puntas, lávalas bien y ponlas en un cazo al fuego sin haberlas escurrido.
¿La principal ventaja? Que cocinadas de esta manera parece ser que no pierden nada de nutrientes y de sabor.

 

Para los días que no puedas cocinar, o no te apetezca, en Tento encontrarás varios platos elaborados con esta nutritiva verdura, por ejemplo, crepe de espinacas con salsa monray; espinacas con pasas y piñones; o tortilla de espinacas, alubias y bacon.