Para mejorar la calidad del sueño es necesario tener en cuenta una gran cantidad de factores: los horarios, la actividad física, los hábitos alimentarios, el nivel de estrés… Todos estos aspectos, y muchos otros, pueden alterar la calidad del sueño o generar problemas para conciliarlo. Dormir no es suficiente para levantarse descansado, hay que dormir bien para lograr que el sueño sea realmente reparador. Estos son algunos consejos para mejorar la calidad del sueño y afrontar el día con energías renovadas.

Actividad física diaria

Mejorar la calidad del sueño. Deporte

Realizar algún tipo de actividad física durante el día favorece el descanso por la noche. Lo mejor es realizarlo a primera hora de la mañana o por la tarde. Evita ejercitarte antes de acostarse ya que, al activar el cuerpo, se genera energía y se aplaza el momento de conciliar el sueño.

 

Alimentación

Platos ligeros en Tento para disfrutar aún más de las comidas navideñas

Una forma de mejorar la calidad del sueño es cenar ligero y hacerlo al menos una hora antes de acostarse. La mejor opción para un buen descanso son los platos sencillos y ligeros, evitando las comidas especiadas o grasas, las frituras, etc.

 

Excitantes

Tomar bebidas excitantes a partir de primera hora de la tarde puede alterar, no sólo el momento de conciliar el sueño, sino también la calidad del mismo. Café, alcohol o té, son sustancias excitantes que pueden retardar el sueño o generar insomnio.

 

Rutinas

Mejorar la calidad del sueño. Vela

Otra manera infalible para mejorar la calidad del sueño es encender una vela, realizar una breve sesión de estiramientos o darse de una ducha (preferiblemente fría) son algunas de las actividades que puedes incorporar a tu rutina nocturna. Establecer un ritual de este tipo facilitará la transición de la vigilia al sueño.

 

Condiciones ambientales

Mejorar la calidad del sueño. Pantalla

El organismo produce melatonina, una hormona que induce el sueño. Esto solo sucede si no hay luz en la habitación, por ello es preferible apagar las luces en el momento de acostarse. También las condiciones de temperatura pueden afectar al sueño, por lo que se recomienda una temperatura ambiente de unos 18º.

 

La cama, solo para dormir

Mejorar la calidad del sueño. Cama

La cama debe utilizarse solo para dormir. Ni leer, ni ver la televisión, ni trabajar con el ordenador o la tablet. ¿Por qué? La luz que emiten las pantallas de los dispositivos electrónicos reduce los niveles de melatonina en el cuerpo, dificultando la relajación y la conciliación del sueño.

 

Horarios

Mejorar la calidad del sueño. Reloj

Procura acostarte y levantarte todos los días a la misma hora, teniendo en cuenta el tiempo de descanso que cada uno necesita. Cada persona requiere un tiempo determinado de sueño, pero lo normal es que éste se prolongue entre 6 y 8 horas en las personas adultas.