¿Conoces los beneficios de los guisantes? Aunque habitualmente se consideran verduras, este alimento pertenece a la familia de las leguminosas. El guisante es una planta trepadora que puede llegar a medir más de un metro. En sus curiosas vainas se encuentran las semillas, la parte comestible, que puede tomarse tanto cruda como cocida. Su momento óptimo es en primavera, por esto, los guisantes son el alimento del mes. ¡Disfruta de todo su sabor y benefíciate de sus nutrientes!

Los beneficios de los guisantes

Los guisantes son una excelente fuente de proteína vegetal, vitaminas (C, K y A) y minerales (hierro, fósforo y magnesio). Al ser ricos en fibra soluble favorecen la reducción del colesterol y regulan los niveles de azúcar en sangre.

Consumir guisantes ayuda a afrontar la astenia primaveral, porque son muy revitalizantes y permiten mantener un estado de ánimo más positivo. Resultan especialmente adecuados para tomar en épocas de crecimiento (infancia y adolescencia) y de gestación, ya que sus abundantes proteínas estimulan el desarrollo. En los adultos, el consumo de guisantes favorece la renovación celular.

También son una rica fuente de hierro, por lo que contribuyen a la prevención de la anemia, y de fibra, que actúa contra el estreñimiento y evita la acumulación de sustancias potencialmente cancerígenas, facilitando la evacuación. Pero al ser menos áspera que en otras leguminosas, los guisantes no provocan digestiones pesadas.

Los guisantes en la cocina

El guisante es un ingrediente con una larga tradición en la cocina mediterránea. Además de sus propiedades nutritivas, tiene una presencia y un sabor que lo hacen muy apetecible y atractivo, incluso para los más pequeños de la casa.

Suelen ponerse como guarnición, pero hay que atreverse a darles un mayor protagonismo como ingrediente principal en sopas, cremas, menestras, ensaladillas, guisos o ensaladas. Aprovecha que combinan con todos los cereales y con la mayoría de verduras, para incluirlos de manera habitual en tu dieta.

Lo más sencillo es saltearlos, después de un ligero hervido. Si lo prefieres, puedes sofreírlos en un buen aceite de oliva, ajo y cebolla picada. También son deliciosos especiados, por ejemplo, con curry o cúrcuma como se suelen cocinar en las recetas orientales.

Si no tienes tiempo de cocinar, o no te apetece, en Tento encontrarás varios platos elaborados con este rico alimento, por ejemplo, Guisantes con sofrito de bacon y cebolla o Crema antiox de alcachofas, guisantes, espinacas y puerro.