Parece mentira que, con apenas un centímetro de diámetro, los guisantes puedan dar tanto de sí en la cocina. En muchas ocasiones, los usamos como simple acompañamiento en recetas de carne o pescado, pero esta legumbre tiene entidad suficiente para ser usada como ingrediente principal de nuestros platos. Salteados, en menestra o incluso como relleno para una crepe, son muchas, y muy variadas, las elaboraciones que podemos realizar. Os proponemos otra de ellas: un hummus de guisantes con costrones crujientes. Una receta ideal para que toda la familia, también los más pequeños de la casa.

Ingredientes

  • 500 g guisantes
  • 400 g patatas
  • 1 cebolla
  • 800 ml caldo vegetal
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • 100 g costrones de pan

Elaboración

En primer lugar, sacamos los guisantes de sus vainas y los lavamos con agua. Pelamos las patatas y las cortamos en dados pequeñitos. Repetimos la misma operación con la cebolla.

A continuación, ponemos en una sartén un chorrito de aceite de oliva y le añadimos los guisantes, las patatas y la cebolla troceadas. Dejamos cocer a fuego medio durante 4 minutos, mientras removemos de vez en cuando para que no se queme. Después, añadimos a la sartén los 800ml de caldo vegetal y media cucharadita de sal, y lo dejamos cocer todo durante 20 minutos. Apartamos unos cuantos guisantes y los reservamos para decorar los platos.

Una vez cocido, vertemos el contenido de la sartén en un recipiente para pasarle la batidora hasta conseguir una crema con la textura que más nos guste. Si crees que el hummus ha quedado demasiado espeso, puedes añadirle un poquito de agua.

Cuando el hummus tenga la textura que deseamos, lo servimos en un bol, le añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y lo decoramos con los guisantes reservados y los costrones de pan.

¡Una receta deliciosa para tomar legumbres de manera original!