Si eres de los que disfruta en invierno con una infusión bien calentita para combatir el frío, pero te da un patatús solo de pensar en tomar algo caliente en pleno verano, tienes que explorar las posibilidades de las infusiones frías. Con hielo, fruta y hierbas aromáticas podrás reponerte del calor sin renunciar al placer de tomar una infusión.

Las infusiones frías calman la sed, rehidratan nuestro cuerpo y nos aportan todas las propiedades medicinales de las plantas con las que se elaboran. Otra de las ventajas de las infusiones frías es que podemos prepararlas para tomar en cualquier momento del día y conservarlas hasta tres días en la nevera. 

Tipos de plantas y sus beneficios

Las plantas aromáticas como la lavanda, el tomillo o la menta mejoran nuestra acción digestiva, antiséptica y expectorante gracias a su esencia.

 Las umbelíferas –apio, anís, hinojo o comino– destacan por su poder digestivo y diurético, dado por el aceite esencial, los flavonoides y esteroles que figuran entre sus principios activos más valiosos.

 Muchos frutos y bayas –arándano, ciruelas, moras y frambuesas– contienen pigmentos en su piel que ejercen una acción antioxidante y antiinflamatoria.

 Algunas especias como la canela, el jengibre o la cúrcuma, muy ricas en aceites esenciales, aportan además sus efectos estimulantes, antisépticos y balsámicos.

¿Cómo preparar infusiones frías?

Existen varios métodos para preparar una infusión fría. El primero es siguiendo el mismo sistema que con las infusiones calientes. Basta con hervir un poco de agua con la planta o las flores de la infusión -o añadir la bolsita ya preparada- y dejar enfriar la infusión en la nevera. La puedes servir con un poco de hielo para que se conserve el frío. También la puedes preparar con agua a temperatura ambiente y luego añadirle hielo o agua fría.Para darle un toque especial, puedes añadirle hierbas frescas como menta, hierbabuena o albahaca, además de semillas como las de anís o hinojo, o vainas de cardamomo o anís estrellado. Las cáscaras de cítricos también dan mucho juego.

En definitiva, no renuncies a la buena costumbre de tomar una infusión debido al calor. Simplemente, disfruta de la versión más refrescante de tus infusiones preferidas y refréscate de una manera sana y natural.