El Ballet Fit es una de las tendencias más de moda del mundo del deporte en los Estados Unidos y UK. Se trata de un entrenamiento que combina ejercicios de pilates, yoga y ballet clásico. Además, ayuda a la corrección postural y a la tonificación de todo el cuerpo.

Este tipo de entrenamiento permite quemar grasa, fortalecer los músculos y movilizar todo el cuerpo en una sesión de unos 45 minutos, aproximadamente. Esta modalidad no requiere ningún tipo de experiencia previa en ballet para disfrutar de sus beneficios.

Los profesionales recomiendan realizar dos sesiones a la semana para empezar a notar los resultados. Las clases están estructuradas en 3 partes diferenciadas:

Ballet Barre (20’).

Los ejercicios se realizan en una barra tradicional de ballet. Consiste en activar todo el cuerpo, trabajando la flexibilidad, el equilibrio y la tonificación muscular al completo.

Cardio Ballet (15’).

Esta segunda fase consiste en un entrenamiento de cardio de alta intensidad a través de coreografías muy sencillas. En este bloque se trabaja la resistencia, la mejora de la capacidad pulmonar y cardiovascular. Además, favorece la coordinación, quema calorías y libera toxinas y grasas acumuladas. De los tres bloques es el más artístico.

Floor Ballet (25’).

En esta tercera y última etapa del entrenamiento, los ejercicios están inspirados en los estiramientos del ballet, el yoga y el pilates. Se trabaja sobre una esterilla y es la parte donde más se incide en las técnicas de respiración, para equilibrar los movimientos de inhalación/exhalación a la cadencia de los ejercicios.

Finalmente, se realizan ejercicios de flexibilidad y relajación para terminar con el entrenamiento.

El Ballet Fit es un entrenamiento muy recomendado para las personas que practican crossfit, para triatletas y runners, ya que permite trabajar la flexibilidad y mejorar el rendimiento muscular.

¿A qué esperas? Prueba esta nueva tendencia para entrenar.