El cerebro es una de las partes más importantes del cuerpo ya que, gracias a él, tenemos la capacidad de pensar, sentir, tomar decisiones, recordar… La memoria juega un papel crucial en nuestra vida para conservar los conocimientos que nos ayudan a desenvolvernos de manera correcta por el mundo. Por eso, es muy importante cuidar nuestro cerebro de manera especial para mantenerlo sano y en forma y evitar que la memoria empiece a fallar. Estos son algunos consejos para mejorar tu memoria.

Comer sano

Nuestra memoria se ve directamente afectada por los alimentos que comemos -y los que no comemos-. Numerosos estudios respaldan la idea de que una dieta rica en proteínas y grasas saludables y baja en carbohidratos, ayuda a mejorar la concentración y la memoria. Alimentos como las verduras de color verde, el pescado azul, los frutos secos o las frutas ricas en flavonoides también contienen nutrientes que previenen el deterioro del cerebro y potencian la memoria.

Hacer ejercicio

El ejercicio hace que el cerebro trabaje a su capacidad óptima estimulando a las células nerviosas y haciendo que se multipliquen. De esta manera se fortalecen  sus interconexiones y protegiéndolas de posibles daños. Hacer ejercicio de forma regular también mejora el flujo sanguíneo al cerebro.

Dormir bien

El insomnio o el sueño de mala calidad son grandes obstáculos si queremos conseguir una memoria sana y eficiente. Dormir bien y dormir las horas necesarias tiene un beneficio directo sobre la memoria y el aprendizaje. Por eso, invertir en sueño desde la infancia es el mejor instrumento para tener mejor memoria durante la vejez.

No a las multitareas

Nuestro cerebro necesita unos segundos para almacenar una información nueva en su memoria. Así que, si realizamos varias tareas de manera simultánea, es muy probable que acabemos no recordando alguna de ellas. Es importante concentrarse en una única tarea para realizarla con atención plena, alejando los pasamientos distractores de nuestra cabeza. Para mejorar nuestra capacidad de concentración podemos practicar unos minutos de relajación.

Entrenar tu cerebro

Cuanto más desafiemos nuestro cerebro más lejos seremos capaces de llevar nuestros límites. Existen infinidad de juegos, problemas y ejercicios que ayudan a mejorar la función cerebral y la memoria. Repetir lo aprendido en voz alta, hacer rimas o asociar ideas con códigos o imágenes son excelentes ejercicios para mantener nuestro cerebro en forma. También hay dispositivos electrónicos con una gran variedad de juegos para entrenar nuestra mente.

Lo esencial para ejercitar la memoria es ser constantes y realizar ejercicios y hábitos de forma rutinaria. De este modo mejoraremos nuestra memoria a corto plazo, que es aquella que más suele verse perjudicada a medida que cumplimos años, y es la que puede verse alterada en los casos de enfermedades como la demencia o Alzheimer.