¿Sabemos qué es la risa? La risa es una expresión natural e involuntaria a una determinada situación. Es una manera de manifestar la alegría, la felicidad y el bienestar. Reír puede tener beneficios para la salud física y también mental. Por ello, se ha desarrollada la risoterapia, un método para mejorar el bienestar de la manera más divertida posible.

La risoterapia es una técnica psicoterapéutica que busca dejar de lado los problemas o preocupaciones y generar beneficios mentales y emocionales a través de la risa. Esta técnica puede ayudarnos a volver a conectar con nuestro niño interior y soltar nuestras carcajadas más sinceras.

Una de las primeras fases en las sesiones es realizar una serie de ejercicios y actividades para lograr un estado de desinhibición en los que se puedan dar dos tipos de risa: la ensayada y la espontánea. El objetivo principal de estas dinámicas de grupo es conseguir que la risa deje de ser forzada para acabar siendo espontánea, real y a la vez súper contagiosa.

¿Cuáles son los beneficios de la risoterapia?

La risoterapia tiene un impacto positivo en nuestra mente, en nuestras relaciones sociales y también en nuestro bienestar físico:

  • Alivia el estrés. Uno de los beneficios más destacados de la risoterapia es la liberación del estrés y de las preocupaciones que vamos acumulando en nuestra rutina diaria.
  • Visión positiva. Liberar el estrés nos permite ver los problemas de una manera más positiva y poder buscar soluciones creyendo en nuestras propias capacidades. Tener un mejor estado de ánimo hará que afrontes de una forma mucho más positiva las situaciones complicadas.
  • Aumentar las competencias sociales. La risoterapia nos ayudará a ser más cercanos y más cooperativos, ya que trabajaremos con personas muy distintas con un objetivo común: dejar de lado los problemas y pasar un buen rato.
  • Se estimula la síntesis de dopamina y serotonina. Estos dos neurotransmisores contribuyen a aportar una sensación de bienestar y ayudan a reducir los niveles de depresión y ansiedad.

Ahora que ya conoces un poco más sobre la risoterapia y sus múltiples beneficios, ¿te atreves a probarla?