Con la llegada del calor, lo que más apetece es refrescarse tanto por fuera, con un buen baño; como por dentro, hidratándonos con regularidad. Para mantenerse hidratado, nada mejor que un delicioso zumo o un batido casero, elaborado con productos de temporada. Sin duda, la opción más sana y saludable de sobrellevar el sofocante calor.

Existen centenares de combinaciones posibles para preparar zumos y batidos. Según nuestros gustos y preferencias, y en función de los ingredientes de temporada, podemos experimentar con recetas originales y divertidas. Además, elaborar nuestras propias creaciones será la alternativa natural para refrescarse.

Diferencias entre zumos y batidos

El zumo es el resultado de separar el jugo de un vegetal de su pulpa. La característica más destacada del zumo es que pasa muy rápidamente a la sangre, ya que apenas existe digestión porque no incluimos la pulpa.

La ventaja principal de los zumos es que tiene las vitaminas, enzimas y demás nutrientes directamente biodisponibles para que el cuerpo las aproveche donde lo necesite. Como desventaja, al no estar acompañado de la fibra y pasar tan rápidamente a la sangre, si tomamos un zumo sólo de fruta, podemos tener un pico de glucemia en sangre. Por ello, es aconsejable incluir algún vegetal para bajar el índice glucémico, y tomarlo poco a poco.

Un batido, como su nombre indica, es el resultado de batir frutas y/o verduras.  Siempre se le añade un líquido, que puede ser agua, un lácteo (leche, yogur o helado), una bebida vegetal o un zumo de frutas.

Los batidos tienen varias ventajas. Por un lado, se aprovecha toda la fruta y verdura, ya que se bate entera. Así pues, junto a los nutrientes tomamos también la fibra. En el batido, al estar incluida la fibra, pasa a la sangre de forma más lenta, más gradual. Por tanto, mantiene estable la proporción de glucemia en sangre.

Lo ideal es alternar el consumo de zumos y batidos para que el organismo se beneficie de las propiedades de cada uno de ellos. Elige los ingredientes que más te gusten y deja volar tu imaginación para crear recetas nuevas cada día.