El verano es para mucha gente sinónimo de playa. Tomar el sol en la arena, pasear por la orilla, contemplar el mar desde una terraza, disfrutar del atardecer en unas rocas… de una manera u otra, la playa se convierte en un elemento central alrededor del cual se vertebra la rutina de muchas personas.

La playa es un buen lugar para leer una novela y también para ambientarla. En algunos casos se trata solo de un escenario, mientras que en otros puede convertirse en un personaje básico de la trama. Puede ser una playa paradisíaca o una playa masificada de turistas. Puede ser escenario de apasionadas historias de amor o de misteriosos crímenes. En la playa se vive y se lee y por eso, aprovechando el verano, os recomendamos una selección de cuatro lecturas en las que la playa es la protagonista.

Chesil Beach – Ian McEwan

Chesil Beach - Ian McEwan

Florence es una chica de clase media alta, su padre es un exitoso hombre de negocios y su madre una activa profesora universitaria. Edward, en cambio, pertenece a una familia que apenas se sostiene en la zona baja de la clase media. Tienen poco más de veinte años y se conocieron en una manifestación en contra de las armas nucleares. Ambos son inocentes y vírgenes, y se aman. La pareja acude a hospedarse en su noche de bodas en un hotel de playa, donde se enfrontarán a su primera noche juntos, sin saber que será la última. Ambientada en los años sesenta, esta novela nos va introduciendo en la vida de los dos personajes antes de conocerse y también como pareja. El lector se encuentra en una playa intentando entender las sensaciones, personalidades, pensamientos e ideas de la pareja protagonista.

Resort – Juan Carlos Márquez

Resort - Juan Carlos Márquez

En un complejo hotelero de la costa española ha desaparecido un niño alemán. Para esclarecer con urgencia lo sucedido, las autoridades deciden retener durante setenta y dos horas a los huéspedes y ordenan un despliegue de policías de paisano en el hotel. Pero sobre este perturbador trasfondo tienen lugar otros dramas cotidianos, propios de unas vacaciones en familia. En definitiva, una mezcla entre novela costumbrista-satírica sobre la vida de una familia en un hotel de playa y piscina; y novela policiaca sobre la desaparición de un niño en ese mismo hotel.

Firmamento – Màxim Huerta

Firmamento - Maxim Huerta

En un hermoso hotel a orillas del Mediterráneo, el escritor Mario Bellver busca cómo acabar la novela de otro. Un día, la llegada de Ana Monteleón, que inicia sus apacibles vacaciones, viene a corregir el rumbo del verano y de su historia. Bajo el cielo estrellado, a veces bajo el techo de la habitación, un juego amoroso se prepara. Se relatan los oscuros recovecos de dos personas muy diferentes que no saben cómo salir de sus vidas. En apariencia tan intimista como el diálogo entre dos amantes, o una obra de teatro en la que solo hubiera dos personajes, Firmamento crea un universo, el de Ana y Mario.

El extraño verano de Tom Harvey – Mikel Santiago

El extraño verano de Tom Harvey - Mikel Santiago

«Yo estaba en Roma cuando Bob Ardlan me llamó. Para ser exactos: estaba con una mujer en Roma, cuando Ardlan me llamó. Así que cuando vi su nombre en la pantalla del teléfono pensé: “Qué demonios, Bob. No me llamas en una eternidad y vienes a estropearme el mejor momento del verano”. Y lo dejé sonar. Dos días después, supe que Bob había caído desde el balcón de su mansión en Tremonte pocos minutos después de marcar mi número. ¿O tal vez le habían empujado? No me quedaba más remedio que pisar el acelerador del coche y plantarme allí para hacer unas cuantas preguntas.» Un lugar idílico, bañado por la luz cegadora del Mediterráneo. Una galería de personajes estrafalarios, carismáticos y sospechosos. Un thriller en el que todo el mundo puede ser culpable hasta que se desvele la verdad.

Lecturas para todos los gustos para aprovechar las horas de playa disfrutándola -también- desde otro punto de vista.