En temporada de playa, son muchos los amantes del sol y el mar que disfrutan tumbándose en la arena tomando el sol o dándose agradables baños en el mar. Pero si no eres de esas personas que se preocupan por estar morenas o te agobias con tanta gente revoloteando a tu alrededor, no hace falta que renuncies al placer de sentir la brisa en tu piel.

Hay muchas  actividades de playa que puedes hacer para disfrutar de estos días de verano con el sol, el mar y la arena como escenario. No te pierdas los planes que te proponemos para pasar un buen rato en la playa más allá de tomar el sol. De todas maneras, recuerda usar protector solar e ir hidratándote bebiendo agua o comiendo fruta.

Leer:

Coge un libro y no te lo pienses dos veces. Leer tiene muchos beneficios para nuestro bienestar. Ayuda a mejorar nuestra concentración en una sola tarea sin interrupciones y es una buena manera de mejorar nuestro vocabulario. Además, es una forma de desconectar y relajarnos, y ¡puedes hacerlo debajo de una sombrilla!

Caminar cerca del agua:

¿Sabías que los paseos por la playa aportan múltiples beneficios? Andar por la playa tiene efectos positivos para el sistema cardiovascular, nervioso y muscular. Por supuesto, también para nuestros pies, ya que es de las zonas con más terminaciones nerviosas de nuestro cuerpo. La arena es la superficie ideal para estimularlos. Aprovecha la primera hora de la mañana o al atardecer para mejorar tu salud y disfrutar de unas vistas de ensueño.

Escuchar música:

Haz una lista con las canciones que más te gustan, coge tus auriculares y ve a la playa. Escuchar música reduce la fatiga, ya que ayuda a disminuir los niveles de la hormona del estrés, el cortisol. Es una manera de mejorar tu estado de ánimo y dejar de lado las preocupaciones diarias.

Jugar a palas:

Este juego puede aportar varios beneficios para tu cuerpo. Mientras juegas muchos de tus músculos están trabajando simultáneamente y ayuda a fortalecerlos. A su vez, mejora la circulación y la resistencia por la gran cantidad de movimientos que son necesarios para jugar. Prueba de hacerlo con el agua llegando a las rodillas o a la cadera, ¡y los beneficios aumentaran!

Nadar en el mar:

La natación es uno de los deportes más completos. Ayuda a mejorar la coordinación, el equilibrio y la postura corporal. Nadar beneficia a nuestro corazón estimulando el flujo sanguíneo hacia él, hacia los vasos sanguíneos y hacia los pulmones. Además, el agua del mar contiene minerales como el yodo, el sodio, el potasio o el zinc. Estos minerales tienen afectos antialérgicos en nuestra piel y ayudan a los procesos de cicatrización. Prueba a empezar el día con una sesión de natación en el mar y verás como tu energía se multiplica.

Ya conoces varias actividades de playa que te ayudarán a pasar un buen rato, relajarte y distraerte. ¿A qué esperas para probar alguna de ellas y disfrutar de sus beneficios?