Cada año son cientos y cientos las persones que, en algún momento deciden ponerse a dieta. Ya sea después de Navidad, para intentar bajar los excesos de las fiestas, ya sea antes del verano en la tan conocida “operación bikini” o para para perder unos kilitos antes de un evento destacado. Pero no siempre conseguimos nuestro objetivo y nos sentimos frustrados frente a la báscula.

Cansados de comer siempre ensalada y pollo a la plancha -sin apreciar cambios en su apariencia física- son muchos los que abandonan la dieta a los pocos días de haberla iniciado. En algunos casos, esta falta de resultados se debe a algunos mitos y errores que cometemos cuando nos proponemos perder peso. Te revelamos, precisamente, algunos de estos errores y te damos la clave para que mejores en tu propósito. ¡Toma nota!

Cambio de hábitos

Lo primero en lo que tendríamos que pensar cuando queremos perder peso no es “voy a hacer dieta”, sino “voy a cambiar mis hábitos”. Lo más importante para conseguir un peso sano y vernos saludables, es tener unos hábitos apropiados. Llevar una dieta sana y equilibrada, realizar ejercicio físico de manera regular, evitar el alcohol y el tabaco, etc. Si lo que queremos es que los resultados perduren en el tiempo, tenemos que incorporar estos hábitos en nuestro día a día, puesto que sino, al dejar la dieta, es muy fácil que recuperemos el peso perdido y el esfuerzo no haya servido de nada.

Solo con deporte no es suficiente

Realizar deporte de manera regular -por ejemplo, tres días por semana- aporta grandes beneficios a nuestro organismo: mejora nuestra resistencia, aumenta la fuerza, tonifica la musculatura, etc. Pero, si nuestro objetivo es perder peso, solo con deporte no es suficiente. Es imprescindible combinar el ejercicio con una alimentación saludable para conseguirlo. Realizar una hora de deporte para “ganarte” una merienda a base de bollería, no es el camino. Evidentemente, hay que darse un capricho de vez en cuando, pero no puede ser la tónica habitual.

Eliminar los carbohidratos

Uno de los grandes errores cuando hacemos dieta es eliminar los carbohidratos de nuestras comidas. Todos hemos oído alguna vez esa sentencia que dice “la pasta engorda” pero, en realidad, los carbohidratos resultan muy útiles en una dieta por su efecto saciante. Lo más recomendable es consumir carbohidratos procedentes de cereales integrales y legumbres frescas e intentar no añadirles salsas hipocalóricas.

Reducir excesivamente la ingesta de calorías

El camino para perder peso en ningún caso puede ser dejar de comer. No hay que eliminar comidas, como el desayuno o la cena, de nuestros hábitos. Si reducimos excesivamente la ingesta de calorías lo único que conseguimos es que nuestro cuerpo no tenga los nutrientes que necesita, sintiéndonos cansados y sin energía, y perdiendo tono muscular. Además, limitando demasiado la ingesta de calorías es más probable que tengamos un ataque de hambre y acabemos comiendo cualquier cosa no demasiado saludable para saciarnos. Así pues, es aconsejable comer cada 3-4 horas algún snack saludable cono fruta, yogur o un bocadillito pequeño.

Probar dietas milagro

Las dietas milagro no funcionan, ya que una vez dejes la dieta volverás a recuperar los kilos perdidos. Además, este tipo de dietas pueden resultar muy peligrosas. La única manera de perder peso de una manera efectiva y saludable es con unos buenos hábitos alimentarios y con un poco de ejercicio. Si realmente quieres perder peso, consulta con un especialista y no confíes en dietas que prometen grandes resultados en muy poco tiempo. El cuerpo no es un globo que podamos desinflar a voluntad, así que ponte en manos de un especialista y planifica tu plan nutricional sin riesgos y con garantías médicas.