Los antioxidantes son nutrientes que se encuentran de forma natural en los alimentos, especialmente en las hortalizas y frutas de color verde o naranja, que protegen tu cuerpo de agresiones externas y ayudan a mantenerlo joven y sano.

Los antioxidantes protegen a las células del cuerpo del daño causado por los radicales libres. Algunos radicales libres se producen normalmente en los procesos de respiración, de ejercicio y de digestión de los alimentos. Otros vienen de los contaminantes externos como el aire, el agua o el humo de los cigarrillos.

Los alimentos con propiedades antioxidantes te ayudan a eliminar los radicales libres del organismo, retrasando y previniendo diferentes enfermedades y el envejecimiento celular, entre otros beneficios. Por eso son ingredientes fundamentales que no pueden faltar en tu despensa para mantener una dieta saludable.

Verduras

Las verduras en general suelen ser alimentos altamente antioxidantes. Además, su consumo -tanto cocido como crudo- aporta claros beneficios para el organismo. Para aprovechar las cualidades de estas sustancias vegetales, es recomendable incluir en las comidas hortalizas, especialmente del tipo crucíferas, es decir, verduras como brócoli, coles de Bruselas, col rizada, o repollo.

Frutas

En cuanto a las frutas, es aconsejable consumir bayas oscuras y cítricos, pues estas frutas aportan una buena cantidad de antocianinas y flavonoides respectivamente, que promueven las enzimas de eliminación. Comer un puñado de moras, arándanos, cerezas y grosellas en la merienda o el desayuno mezclado con cereales integrales o cuajada y leches fermentadas, son una excelente opción antioxidante.

Huevos y lácteos

Este grupo de alimentos de origen animal también nos proporcionan una buena cantidad de antioxidantes naturales. Desatacan, especialmente, la yema de huevo, la leche entera, la mantequilla y el queso.

Pescado y marisco

El salmón, las ostras, las sardinas o el atún también son alimentos con antioxidantes naturales, así que no olvides incluirlos en tu dieta de manera regular.

Frutos secos

Los frutos secos suelen ser los grandes olvidados de las dietas a pesar de sus beneficios para el organismo. Eso sí, deben consumirse crudos, evitando tomarlos fritos o salados. Destacan por sus propiedades antioxidantes entre otros: nueces, almendras, cacahuetes, pistachos o avellanas

Infusiones y cacao

Resultará beneficioso elegir té verde, té rojo o zumos de verduras frescas como bebidas veraniegas. Además, el cacao -cuanto más puro mejor- es un gran aliado contra la oxidación celular gracias a sus polifenoles.