La berenjena es una hortaliza de verano que ayuda a controlar el nivel de colesterol, la oxidación celular, la presión arterial y el funcionamiento de los riñones. Desde el punto de vista botánico, la berenjena es una fruta perteneciente a la familia de las solanáceas -como el tomate, el pimiento y la patata- que presenta diferentes formas, tamaños y colores. Su versatilidad en la cocina la ha convertido en uno de los ingredientes más populares y utilizados de la Dieta Mediterránea.

Propiedades de la berenjena

La berenjena tiene un escaso valor energético debido a que el agua es el elemento mayoritario de su composición. Su nutriente principal son los hidratos de carbono, además de un aporte considerable de fibra que, mayoritariamente, se encuentra en la piel y en las semillas. Por todo ello, la berenjena es un alimento muy ligero. Se calcula que 100g de berenjena aportan poco más de 20 calorías.

El aporte de sales se lo debe al potasio, el mineral más abundante, y en su composición se contabilizan cantidades discretas de fósforo, calcio, magnesio y hierro.

Beneficios de la berenjena

Digestiva
La fibra es uno de los principales componentes de la berenjena. De tipo soluble, favorece el buen estado de la flora bacteriana y ayuda a la eliminación de lasheces.

Controla el colesterol
Tanto la piel como las semillas de la berenjena contienen una sustancia química que, junto a la fibra, ayudan mantener el colesterol en niveles óptimos.

Aliada del hígado
Estas sustancias químicas de la piel y las semillas de la berenjena también son las responsables de estimular el buen funcionamiento del hígado y el vaciamiento de la vesícula biliar, de manera que favorecen la digestión de las grasas. 

Diurética
El mineral más abundante es el potasio y casi no contiene sodio, lo que favorece la eliminación de líquidos y reduce la presión arterial (si no se añade mucha sal al cocinarla).

Buenas para el sistema nervioso
La presencia de vitamina B6, B1 y magnesio en cantidades significativas la indican para reforzar el sistema nervioso y mejorar el estado de ánimo. Aunque se recomienda un consumo moderado para aquellas personas con tendencia a formar cálculos renales, puesto que contienen una gran cantidad de oxalatos.

Poder antioxidante
La berenjena contiene una decena de ácidos fenólicos antioxidantes y antocianinas –pigmentos que dan el característico color oscuro a la piel– como la nasunina. Ambos tipos de compuestos impiden la oxidación del colesterol y con ello previenen tanto los trastornos cardiovasculares como las enfermedades degenerativas.

¿Cómo elegir una berenjena?

La calidad de la berenjena se basa en su uniformidad, firmeza, color de la piel y tamaño. Por lo general, las berenjenas más sabrosas son las más tiernas y firmes, con la cáscara lisa y brillante, de color morado oscuro y de mayor peso en proporción a su tamaño. La piel no debe presentar manchas, arrugas ni zonas blandas. Un truco para saber si la berenjena está bien madura consiste en hacer una ligera presión con los dedos sobre la piel. Si los dedos dejan huella, la berenjena está madura.

Si no te apetece cocinar, o no tienes tiempo, en Tento encontrarás platos preparados con este rico alimento, por ejemplo, las Berenjenas rellenas. No lo dudes y ¡disfruta de los mejores platos de temporada!