Aquellas personas que practican deporte con regularidad pueden padecer dolencias o sufrir lesiones por culpa de un mal entrenamiento o de una sobrecarga en su intensidad. Estas dolencias también pueden deberse a una postura o a ciertos malos hábitos corporales. Sea cual sea el origen de estos dolores o molestias, las visitas al especialista también forman parte de la rutina de entrenamiento de los deportistas, ya sea para recuperarse después de un gran esfuerzo o para preparar el cuerpo para un entrenamiento duro.

¿Qué es un masaje deportivo?

Se entiende por masaje deportivo el conjunto de técnicas que tienen por objetivo preparar los tejidos para un esfuerzo, recuperar la musculatura después de un esfuerzo muscular intenso, prevenir futuras lesiones o recuperarse de una lesión. Así pues, este tipo de masaje va destinado a todas aquellas personas que se están preparando para una competición o que necesitan recuperarse de un esfuerzo muscular intenso o de una lesión. También hay muchas personas deportistas que utilizan el masaje deportivo como una parte más de su rutina para mantenerse en forma.

Tipos de masajes deportivos

Podemos diferencias entre varios tipos de masajes deportivos según la finalidad del mismo. Además, según el objetivo que persigamos con este masaje, los movimientos y técnicas realizadas por el especialista pueden variar.

> Masaje pre-competición

Este masaje se realiza antes de una gran competición con el objetivo de preparar los tejidos para un sobre esfuerzo de alta intensidad. Lo mejor para este tipo de masajes es realizarlo unas horas antes de la competición para que surja el máximo efecto: aumentar la circulación sanguínea y la temperatura interna del músculo.

> Masaje recuperador

El objetivo de este masaje es recuperar los tejidos después de realizar un ejercicio intenso. Es recomendable realizarse este tipo de masaje cuanto antes mejor después del esfuerzo en cuestión para conseguir drenar los desechos metabólicos, reducir el hipertono muscular y aumentaremos el aporte sanguíneo.

> Masaje de mantenimiento

Aunque no tengamos ninguna competición, es recomendable realizar masajes de mantenimiento de forma periódica para poder mantener nuestro tono muscular en un estado óptimo. Además, realizarse un masaje deportivo regularmente también puede servir para detectar posibles lesiones, mantener la elasticidad natural del músculo, etc.

Si practicas deporte con regularidad ponte en manos de especialistas para preparar tu musculatura antes de un esfuerzo intenso o recuperarla después de realizarlo. Sin duda, es la manera más segura y eficiente de mantenerse en forma y evitar lesiones.