La caída de pelo estacional es una realidad que afecta principalmente en los meses de otoño y que padecen sobre todo las personas con el pelo largo. Una de las causas más frecuentes en esta caída de pelo que sufrimos con el cambio de estaciones de debe a las variaciones de luz y el cambio en el número de horas de sol. Con estos cambios ambientales varía la secreción de melatonina y prolectina, influyendo en la caída del cabello.

Esta caída de pelo no debe preocuparnos en exceso puesto que el pelo que perdemos en unas estaciones lo recuperamos en otras. Es decir, la caída de cabello en otoño está relacionada con el crecimiento de nuevo cabello en verano; mientras el pelo que perdemos en primavera lo recuperamos en invierno. Esto se debe a la periodicidad estacional en las fases de crecimiento y pérdida del cabello.

Para mantener la buena salud de tu pelo, es aconsejable el consumo de ciertos alimentos que fortalecerán las raíces y mejorarán tu cuero cabelludo. Toma nota de cuales son e incorpóralos a tu dieta para evitar la caída de pelo.

Nutrientes beneficiosos para nuestro pelo

El cabello está compuesto por la proteína de la queratina y por minerales como el magnesio, el silicio o el cobre. Así pues, para conseguir un pelo fuerte y sano es básico mantener una dieta saludable y equilibrada que contenga estos nutrientes.

Para favorecer la salud del cabello son necesarias las proteínas, los aminoácidos esenciales, el colágeno, los minerales y las vitaminas. De entre ellas, las más importantes para el cabello son las del grupo B y la vitamina C. También es necesario consumir alimentos ricos en hierro, cobre, zinc y omega 3.  

> Vitamina B: el pescado, la carne vacuna y porcina, el pollo, la soja, los huevos, las legumbres, los frutos secos los y cereales integrales son alimentos ricos en vitamina B.

> Vitamina C: el limón, la naranja, el kiwi, las espinacas y el brócoli son fuente de vitamina C. Además, estos alimentos intervienen en la síntesis del colágeno, tejido que constituye el cabello y que ayuda en la absorción del hierro.

> Hierro: la carne roja, las espinacas y las verduras aportan grandes cantidades de hierro, necesario para que el pelo crezca fuerte y sano y para la oxigenación del cuero cabelludo.

> Cobre: los mariscos, las espinacas y las nueces aportan cobre, un componente importante para la síntesis de la melanina del pelo.

> Zinc: carnes y pescados, espárragos, berenjenas, patatas, apio e higos son algunos de los alimentos más ricos en zinc, esencial para el crecimiento del pelo.

> Omega 3: el pescado azul, el marisco, las espinacas, el aceite de oliva y los frutos secos contienen una gran cantidad de omega 3, que desempeña una función antioxidante.