Icono de la huerta de levante, la naranja es una de las frutas más populares y consumidas de España. Según el informe alimentario realizado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la naranja fue la fruta fresca más consumida por los españoles en año pasado, con una ingesta de más de 17 kilos por persona. Completan el pódium de las frutas más consumidas el plátano, con más de 11 kilos; y la manzana, con casi 9,5 kilos por habitante.

Propiedades de las naranjas

Su alto contenido en vitamina C convierte a las naranjas en un potente antioxidante, por ello favorece la cicatrización, y refuerza es sistema inmunológico de organismo. Esta jugosa fruta proporciona toda la vitamina C necesaria en un día.

Las naranjas contienen, además, varios tipos de vitaminas tales como el beta caroteno, provitamina A, que le da el color naranja, vitamina B1, B2 y B9 (ácido fólico).

Las naranjas aportan una gran cantidad de fibra, que se halla en la corteza blanca de la fruta. La fibra mejora el tránsito intestinal y evita el estreñimiento. Además, la fibra tiene un efecto saciarte por lo que es beneficioso para la gente que hace dieta, y evita la absorción de grasa y colesterol.

También es una fruta rica en minerales tales como calcio, fósforo, magnesio y potasio, esencial para la salud del sistema nervioso.

Contiene ácido cítrico que cumple una función depurativa, analgésica, facilita la digestión de los alimentos, alivia el dolor de estomago y estimula las funciones del páncreas y del hígado. Otros ácidos que contienen las naranjas son: ácido málico, ácido oxálico y ácido tartárico.

Beneficios de las naranjas para la salud

> Refuerza el sistema inmunitario

Son antivirales y antibacterianas, y neutralizan la acción de los radicales libres. Por ello, su consumo está especialmente indicado en personas con las defensas bajas y con propensión a sufrir catarros, procesos gripales y alergias respiratorias.

> Regula el colesterol

Contienen hesperidina, una sustancia muy beneficiosa para el organismo ya ayuda a aumentar el colesterol bueno (HDL) y a disminuir el colesterol malo (LDL).

> Bienestar digestivo

Su alto contenido en fibra insoluble, ayuda a aliviar trastornos intestinales tales como el estreñimiento, hemorroides y la diverticulosis.

> Elimina impurezas

Favorecen la eliminación de ácido úrico a través de la orina y son depurativas. Previenen la formación de piedras en el riñón e infecciones en las vías urinarias.

> Combaten la mala circulación

Protegen al organismo de enfermedades cardiovasculares, ya que hacen que la sangre del organismo sea más fluida. Por ello, disminuyen la presión arterial evitando trombos en la sangre.

> Fortalece los vasos sanguíneos 

Son ricas en vitamina P, elemento que fortalece los vasos sanguíneos del organismo.

> Fortalece el sistema nervioso

Contienen vitamina del grupo B, lo que aporta al organismo nutriente esencial para el sistema nervioso.

Las naranjas en la cocina

La mejor manera de disfrutar del aroma y el sabor de las naranjas -además de absorber todos sus beneficios- es tomarlas al natural, como fruta o como zumo. De todas maneras, también se usan como ingrediente -por ejemplo, en ensaladas– o como para aromatizar rectas dulces. La ralladura de la piel de naranja puede usarse en postres como las natillas o budín de leche. Además, combinan muy bien con el chocolate amargo y la algarroba, y son imprescindibles en la macedonia, a la que otorgan jugosidad y textura, y ayudan a que otras frutas como el plátano no se ennegrezcan.