La coliflor es un vegetal de la familia de los crucíferos -igual que el brócoli, la col o la col rizada- y se llama así por sus tallos cruciformes. Existen diversas variedades y es un vegetal propio de estación fría.

La coliflor es un alimento muy saludable y con gran cantidad de nutrientes que pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer varias enfermedades. Además, aporta muy pocas calorías, pero contiene gran parte de las vitaminas y minerales que nuestro organismo necesita a diario.

Propiedades de la coliflor

> Es muy rica en agua -más del 90%-, por lo tanto, es una verdura muy poco calórica -aporta unas 25kcal por 100g-. Eso la convierte en un buen aliado para mantenerte en tu peso o para incluirlo en dietas de adelgazamiento.

> Contiene fibra, favoreciendo a la regulación del tránsito intestinal. Se calcula que cada 100g de coliflor cruda contienen 3g de fibra, lo que representa un 10% de nuestras necesidades diarias.

> Es una rica fuente de antioxidantes, encargados de proteger nuestras células de los radicales libres y de evitar que se vean afectadas por ellos. La coliflor tiene gran cantidad de glucosinolatos e isotiocianatos, dos antioxidantes que podrían ayudar a detener el crecimiento de las células cancerígenas

> Entre las vitaminas destaca por su elevado contenido en vitamina CTambién contiene vitaminas del complejo B, especialmente ácido fólico y piridoxina (B6).

> En relación a los minerales, sobresale el potasio. Además, es rica en calcio (es una de las mejores fuentes vegetales de este mineral), hierro y azufre, este último le da un sabor muy particular.

La coliflor en la cocina

Cuando compres una coliflor, busca cabezas firmes, sin manchas amarillas o marrones en la superficie. Las coliflores recién cortadas se mantienen en buenas condiciones cerca de una semana, en un lugar frío y oscuro. Cuando vayas a cocinarla, asegúrate que has eliminado todos los insectos o posibles pesticidas, colocando la coliflor de cabeza en un recipiente grande de agua salada fría durante 15 minutos.

En la cocina, la coliflor es un ingrediente muy versátil que puede prepararse hervida, asada, al horno, frita, como plato principal, como guarnición… Además, la coliflor es un sustituto ideal de pastas, arroces y harinas. 100g de coliflor contienen solo 5g de carbohidratos de muy bajo índice glucémico, por eso es una muy buena alternativa para sustituir a estos ingredientes en dietas bajas en carbohidratos.

Prepara recetas originales y creativas para disfrutar de este rico vegetal, que te ayudará a cuidarte de manera sana y sabrosa