Con el nuevo año recién estrenado y la lista de buenos propósitos -todavía- con la esperanza de ser cumplida, llega el momento de ser realistas y concienciarse que sin esfuerzo y constancia estos propósitos durarán poco. Ponerse nuevos retos y objetivos es muy beneficioso puesto que nos obliga a mantenernos activos y con ganas de aprender, pero si no logramos alcanzar estas metas podemos vernos frustrados y decepcionados, con lo que nuestros buenos propósitos habrán tenido el efecto contrario al deseado.

Aprender un idioma, hacer ejercicio, comer mejor, dejar de fumar, ahorrar un poco, usar menos el móvil o pasar más tiempo con la familia son algunos de los propósitos más habituales. Pero ¿cuánto dura la buena intención? ¿Cuánto persistimos para logar nuestro propósito? Para que no tires la toalla, te damos algunos pequeños trucos para cumplir tus buenos propósitos.

>Sin prisa, pero sin pausa

Tómate con tranquilidad, pero sé constante. No puedes pretender obtener resultados en dos días, pero tampoco puedes posponer el inicio de esta actividad o interrumpir -con excusas- su desarrollo, ya que así nunca lograrás cumplir con tu reto. Lo mejor es establecer una rutina para convertir interiorizar esta nueva acción y convertirla en un hábito.

>Recuerda el por qué de tu propósito

Mantener la motivación es crucial para conseguir cumplir tu objetivo. Así que, para mantener tu entusiasmo, no olvides por qué te decidiste por este propósito.

>No te rindas si se pone difícil

Cualquier nueva actividad que pretendamos desarrollar o aprender requiere tiempo, esfuerzo y planificación. Afrontar cada pequeño obstáculo es la única manera de avanzar en el aprendizaje, así que no te des por vencido cuando las cosas se pongan difíciles. Mantén la constancia y la dedicación y verás como, poco a poco, progresas.

>Ponte retos realistas

La mejor manera de evitar desilusiones es no tener demasiadas expectativas. Creer que vas a lograr algo en poco tiempo o sin demasiado esfuerzo puede hacer que te sientas frustrado y acabes abandonando tu propósito.

>Hacer una cosa a la vez

Si te has propuesto múltiples propósitos es aconsejable gestionarlos de uno en uno. Cuando tengamos uno controlado, podremos asumir añadir otro más. Focalizar nuestros esfuerzos en una cuestión aumenta las posibilidades de éxito.

>Compartir los propósitos

Los expertos aconsejan hacer saber a la familia y amigos que se tenemos un propósito que queremos cumplir. Seguramente estas personas podrán implicarse en nuestro cambio.