Adelgazar haciendo deporte es el objetivo principal de muchas personas que acuden al gimnasio para bajar esos kilitos de más y mejorar su condición física. Especialmente en enero, después de los excesos típicos de las fiestas navideñas, los centros deportivos viven uno de sus mejores momentos, con una multitud de motivados que se inscriben para cumplir con su buen propósito: hacer ejercicio.

Evidentemente, el gasto calórico derivado del ejercicio no es el único factor que interviene cuando queremos perder peso. Una dieta sana y equilibrada, ser activos más allá del gimnasio o tener buenos hábitos de sueño son otros de los elementos que condicionarán el éxito de nuestros objetivos. Además, no debes obsesionarte con conseguir resultados muy rápidos o muy drásticos. Recuerda siempre que la primero es la salud. Por ello, lo más aconsejable es consultar a un profesional del fitness y de la nutrición para que te asesoren y te acompañen.

¿Qué deportes que queman más calorías?

Nadar

La natación es uno de los deportes más completos que existen y uno de los menos agresivos desde el punto de vista de impacto articular. Alternando los diferentes estilos podremos tonificar y fortalecer músculos de espalda, brazos, hombros y pecho. Nadar aporta grandes beneficios para el organismo y acostumbra a ser el deporte indicado para empezar un periodo de recuperación tras una lesión. La falta de sudoración puede hacernos pensar que con la natación no se quema grasa, pero no es así. Con una hora de natación se pueden llegar a quemar hasta 1100 calorías.

Correr

Es uno de los deportes más efectivos si hablamos de quemar calorías y consumir grasas. Aunque los datos variarán según la intensidad y la duración de nuestra sesión de running, a un ritmo medio-alto se pueden llegar a gastar unas 700-800 calorías en una hora. Además, correr es un ejercicio muy completo, puesto que trabajamos diversos grupos musculares: muslos, glúteos, gemelos, etc. La desventaja de este deporte es el impacto que tiene sobre las articulaciones -básicamente rodillas y tobillos-, así que es mejor alternarlo con otras modalidades en caso de sufrir molestias.

Pádel

El pádel es un deporte muy dinámico y potente, por lo que resulta una muy buena opción si lo que queremos es perder peso. Para jugar a pádel se necesita agilidad, coordinación, velocidad y concentración, ya que hay que realizar constantes cambios de dirección y aceleraciones. Por todo ello, el pádel puede ser una manera amena y divertida para mejorar nuestra condición física. A una intensidad media se calcula que en una hora el gasto calórico es de unas 600 calorías, mientras que a alta intensidad este valor puede subir hasta las 800-900 calorías.

Ciclismo

Es un deporte con grandes beneficios para la salud y que puede adaptarse a los diferentes perfiles de deportista. Jugando con factores como la velocidad, la potencia, el desnivel o la distancia podremos alcanzar diferentes objetivos. Teniendo en cuenta todos estos elementos, y que cada persona y metabolismo es diferente, es difícil determinar cuantas calorías podemos quemar montando en bici. De todas maneras, se estipula que el gasto calórico en ciclismo puede oscilar entre las 400-1000 calorías por hora. Uno de los atractivos de este deporte es su reducido riesgo de lesión, ya que el pedaleo no produce impacto directo en ninguna articulación.