Tanto si eres una persona deportista como si estás empezando a hacer deporte, puedes sufrir agujetas después de tu entrenamiento. Los cambios en la rutina de ejercicios o, precisamente, el hecho de salir del reposo y someter a tu cuerpo a un esfuerzo físico, puede provocar la aparición -normalmente en las 24 o 48 horas posteriores al ejercicio- de un dolor muscular retardado, o lo que es lo mismo, las agujetas.

Este dolor es la respuesta de nuestro cuerpo a microlesiones que se producen mientras la musculatura se adapta a los ejercicios. Este dolor también suele ir acompañando de dificultades de movimiento en la zona afectada, pero todas estas molestias van disminuyendo con el paso de los días.

Hay trucos para combatir las agujetas, así que ¡toma nota y no te rindas!

Calentamiento y estiramientos

Calentar antes de empezar con el ejercicio y estirar después de entrenar es básico para preparar la musculatura para el esfuerzo posterior y para evitar la rigidez -e incluso futuras lesiones- después de realizarlo.

Friegas con agua caliente

Aplicar agua caliente en la zona afectada, así como realiza friegas suaves para acelerar el riego sanguíneo, mejorará la recuperación de las agujetas leves.

Pomada antiinflamatoria

Si las agujetas son un poco más serias, podemos realizar estas mismas friegas para mejorar la circulación con una pomada antiinflamatoria. Consulta en la farmacia y déjate aconsejar por un profesional.

Duchas frío-calor

Tomar una ducha normal con agua cliente, pero acabarla con un chorro de agua fría dirigido a la zona afectada pera adormecerla y mitigar el dolor. Este es uno de los remedios caseros más sencillos y efectivos para mejorar la circulación y reducir las agujetas.

Alimentos ricos en magnesio

El plátano es una fruta con un alto contenido en magnesio. Además, es fácil de comer en cualquier lugar, por ello será un buen aliado para recuperar fuerzas después de tu entrenamiento. Pero hay muchos otros alimentos ricos en magnesio: espinacas, acelgas, semillas de calabaza, almendras, aguacate, higos y chocolate negro son algunos de ellos y deberías incluirlos en tu dieta fit.

Dormir 8 horas

Tu cuerpo necesita estas horas para recuperarse y realizar los procesos de regeneración muscular. Así que dale prioridad al tiempo de descanso.