Con San Valentín a la vuelta de la esquina, toca empezar a pensar en un detalle para la pareja. Y es que, aunque cada vez son más los que piensan que esta fecha es una invención puramente comercial, todavía son muchas las parejas que tienen el 14 de febrero marcado en el calendario como un día especial.

Pero ¿qué podemos regalar(nos) para disfrutar en compañía de nuestra media naranja? Es difícil intentar ser original o lograr sorprender porque como se suele decir “tenemos de todo”. De todas maneras, te proponemos cuatro ideas para poder compartir un el regalo con tu pareja. Por que de lo que no tenemos duda, es que el mejor de los regalos es la compañía de nuestros seres queridos.

Espectáculo cultural

Cine, teatro, música, circo o danza. Sea cual sea tu disciplina artística preferida, regalar cultura es una apuesta segura para sorprender a tu pareja. Disfrutar de un espectáculo cultural es abrir nuestra mente a las propuestas artísticas de sus protagonistas. El humor, la ironía o la provocación, son algunas de las formas de expresión del arte, y cada una de ellas supone un reto para nosotros. Porque además de entretener, la cultura tiene que remover. ¿De esto se trata, no?

Masaje en pareja

Olvidarse de todo, desconectar y relajarse ¿existe un plan mejor? Y, si todo ello es en compañía de nuestra pareja, será el plan perfecto. Dedicarse tiempo a uno mismo es básico para mantener nuestro cuerpo y nuestra mente en plena forma. Desconectar de las obligaciones y las preocupaciones, y tomarse un respiro para descansar y relajarse es uno de los mejores remedios para cargar pilas y afrontar el día a día. Busca un centro acogedor, con un ambiente cálido y unos buenos profesionales, y dejad que el estrés se evapore por cada poro de la piel. Aprovecha San Valentín para regalaros ese capricho en durante el año nunca llega.

Experiencia gastronómica

El sector de la restauración es uno de los ámbitos más en auge dentro de las ofertas de ocio. La pasión por la cocina y la concienciación por una alimentación sabrosa, pero también saludable, ha disparado el interés por la gastronomía. Todo ello, se traduce en un aumento de las personas que deciden regalar experiencias gastronómicas para descubrir nuevos restaurantes, probar sabores desconocidos, aprender el origen y la historia de un ingrediente… Desde una cena romántica, a una visita a una bodega, pasando por un maridaje gourmet, o un día en el campo, son muchas las maneras de disfrutar y compartir una experiencia gastronómica inolvidable. Busca la tuya y saboréala.

Escapada romántica

Poner tierra de por medio, en esta ocasión, sí puede ser la solución. Escapar de la rutina y la monotonía, y disfrutar de tiempo de calidad para cuidar la pareja es una gran idea. No nos referimos a irse al otro lado del mundo, basta con buscar un sitio bonito o con un significado especial para ambos y disfrutar del ‘dolce far niente’ en la mejor compañía. Verás como vuelves con las pilas cargadas y la chispa reavivada.