Si pensamos en un afrodisíaco natural, probablemente el primero que nos venga a la mente sea el chocolate. Con propiedades que emulan a las endorfinas y otras sustancias que produce nuestro organismo, se dice que ya en época de los aztecas se usaba el chocolate con esta finalidad. Seguramente por ello, siempre se relaciona chocolate y placer, en todos los sentidos.

Para una fecha tan especial como San Valentín, nada mejor que preparar unos postres caseros de chocolate. Pero no hace falta enredarse con complicadas recetas para saborear una dulce tentación. Toma nota de estos bombones de chocolate negro y sorprende a tu pareja con una deliciosa creación

Ingredientes:

125g de chocolate puro
100g de mantequilla
150g de nata montada
1 yema de huevo
2 cucharadas de azúcar
1 cucharada de agua
Almendras picadas

Elaboración:

El primer paso es fundir el chocolate puro. Para hacerlo, podemos hacerlo al baño maría, una técnica tradicional que nos permite controlar todo el proceso, o fundirlo directamente en el microondas. En cualquiera de los dos casos, es muy importante controlar la potencia y el tiempo de cocción para evitar que se queme el chocolate.

Una vez fundido el chocolate, añadimos la mantequilla, el azúcar y la yema de huevo, y removemos bien para que se integren todos los ingredientes. Si nos apetece, también podemos añadir algún tipo de licor, para aportar otros matrices de sabor a los bombones.

Paralelamente, montamos la nata con unas varillas eléctricas y la incorporamos a la masa, que adoptará una textura más ligera y delicada.

Colocamos esta mezcla en un molde de silicona -así facilita el desmolde- apto para el congelador y la dejamos reposar hasta que haya ganado consistencia. Antes de servir, sacamos los bombones del molde y los rebozamos en cacao en polvo. También puedes usar otros toppings para decorarlos, como cacao en polvo, virutas de chocolate o coco rallado.

¡Disfrútalos en la mejor compañía!