Los espárragos tienen una temporada muy corta, solamente se pueden comer al inicio de la primavera. El resto del año, se importan mayormente desde Perú, generando una gran cantidad de emisiones de CO2. Por ello, los alimentos de temporada son más sanos, más baratos y más ecológicos, puesto que son productos de proximidad.

En este momento, la huerta nos ofrece unos excepcionales espárragos verdes, un pequeño vegetal muy completo y nutritivo. Incorpora los espárragos en tus recetas y disfruta al máximo de su sabor y sus propiedades.

Beneficios de los espárragos verdes

> Los espárragos tienen un 90% de agua, así que son especialmente bajos en calorías: 100 gramos aportan solo 20 calorías. Además, son saciantes por lo que resultan un gran aliado para controlar el peso o perder esos kilitos de más.

> Su alto contenido en fibra ayuda al equilibrio intestinal y nos ayudan a ir al baño. Sus componentes diuréticos favorecen un correcto funcionamiento renal.

> Nos aportan una importante cantidad de vitaminas -sobretodo A, B, C y E- convirtiendo este alimento en una fuente saludable de nutrientes para nuestro bienestar físico.

> Son una excelente fuente de ácido fólico (en especial los espárragos verdes), por lo tanto, el espárrago contribuye a prevenir malformaciones del feto durante el embarazo.

> Los fenoles y flavonoides del espárrago estimulan la acción de enzimas hepáticas que tienen una acción protectora sobre el hígado.

> El espárrago aporta antioxidantes que ayudan a reducir las probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares. Con una dieta a base de verduras y reduciendo el consumo de productos procesados contribuiremos a mejorar nuestra salud cardiovascular y reducir el riesgo de sufrir enfermedades.

> Los espárragos están desaconsejados en personas con gota o ácido úrico alto debido a su contenido de purinas. Tampoco están aconsejados en personas con dolencias renales.

Los usos de los espárragos en la cocina

Desde el punto de vista gastronómico, los espárragos son un alimento muy valorado ya que se pueden preparar de muchas maneras diferentes: fríos o calientes, como ingrediente principal o para acompañar otra receta.

Puedes prepararlos siguiendo varias técnicas de cocción: los puedes hervir en agua o los puedes asar en un sartén o al horno, ya que su textura tierna es una maravilla para cualquier preparación.

Los espárragos van muy bien con el pescado y son un buen ingrediente para cremas, ensaladas y quiches.

Prepáralos como quieras o mejor aún, innova en tus recetas, y disfruta de los espárragos ahora que están en su mejor momento.