Siempre surgen confusiones y dudas sobre qué comer entre horas para que estos tentempiés no acaben arruinando nuestro propósito de mantener una dieta sana y equilibrada. Es muy fácil caer en la tentación de apostar por la bollería, las galletas, las patatas de bolsa, etc. al final es la opción más rápida -y más cómoda- para esos momentos de debilidad, pero no es la mejor alternativa. Así pues, os dejamos cinco ideas de snacks que saciarán tu hambre de manera saludable:

Palomitas

¡Sí, has leído bien! Las palomitas caseras pueden ser una buena elección para picar entre horas y muy ligeras. Tan sólo debes poner un poco de aceite en una sartén y cuando esté caliente echar los granos de maíz y tapar. Oirás que las palomitas empiezan a explotar y en cuanto paren, las destapas, les hechas una pizca de sal y listo. No hay que tomarlas cada día, pero puede ser un buen ‘regalo’ para esos días que sientes que te lo mereces.

Crudités

Esta receta típica de Francia es una opción perfecta para los amantes de las hortalizas y las comidas multicolor. Puedes escoger cualquier verdura: zanahoria, pepino, apio, pimiento, tomate, rábano, etc. trocearlas en tiras y comerlas solas o como acompañamiento para el hummus o el baba ganush, entre otros.

Galletas caseras

Si eres más de dulce puedes preparar tus propias galletas de avena con frutos secos, miel o incluso chocolate. Así puedes controlar, por ejemplo, la cantidad de azúcar que llevan. Se trata de una alternativa muy saciante con las que este guilty pleasure no resultará tan guilty. Es importante intentar optar siempre por dulces caseros porque aportan energía y no contienen tanto azúcar como los dulces industriales.

Fruta

La fruta es el snack por excelencia y es la opción más saludable para comer entre horas. Si te parece aburrido puedes mezclar en un bol distintos tipos de fruta, kiwi, fresas, plátano, mandarina, pera… y tomarlas juntas o acompañadas, por ejemplo, de un yogurt.

Garbanzos asados

Este último snack es el más peculiar y el menos conocido, pero siempre sorprende a todo el mundo. Los garbanzos asados son muy ligeros y aportan una buena dosis de omega 3, aminoácidos y antioxidantes que te ayudarán a cuidar el organismo. Prepararlos es tan fácil como coger los garbanzos, ponerles un poco de aceite y sal y hornearlos, ¡están deliciosos!

Ya no tienes de qué preocuparte por comer a deshoras. Siempre hay alternativas saludables para todo, simplemente debes probar y experimentar en la cocina. Los snacks son una gran alternativa para matar el gusanillo, y tú, ¿eres de picar entre horas?