¿Has leído alguna vez la expresión ‘actitud proactiva’ sin acabar de entender qué significa? Hace tiempo que esta expresión va ganado protagonismo, sobre todo en el entorno laboral, pero ¿sabemos qué significa y cómo podemos tener una actitud proactiva?

La proactividad es una actitud que lleva a una persona a anticiparse de forma activa a los futuros problemas. Para conseguir una actitud proactiva es importante desarrollar diferentes cualidades. Estos son algunos de los rasgos que te ayudarán a conseguir esta valorada actitud. ¡Toma nota!

Ser activo

Las personas proactivas buscan la acción para evitar los problemas o para resolverlos de la manera más rápida y eficiente. Son personas que buscan nuevos retos para no quedarse ancladas a la rutina.

Conocerse a uno mismo

La proactividad implica autoconocimiento para saber cuales son nuestros puntos fuertes y nuestras capacidades, pero también para identificar las limitaciones y las áreas de mejora. Conocerse es sinónimo de saber cuales son tus posibilidades reales ante una adversidad.

Tener autoconfianza

Para moverse con una actitud dinámica es imprescindible estar seguro de uno mismo. Las personas proactivas reflexionan, planifican y actúan, confiadas de estar haciendo las cosas bien.

Ser creativo

Ante situaciones difíciles, respuestas diferentes. Si las soluciones habituales no ofrecen los resultados esperados, una persona proactiva es capaz de buscar una respuesta alternativa -y creativa- para enfrontarse a un problema.

Pensar a medio y largo plazo

La mayoría de personas suele centrarse en sus obligaciones diarias, sin preocuparse por la evolución de las cosas a medio y largo plazo. Una persona proactiva, por el contrario, intenta anticiparse a las futuras necesidades. La planificación es su mejor aliado.

Ser constante

Guiadas por su autoconfianza y por la planificación, las personas proactivas saben que están en el buen camino y son conscientes de que es necesario esperar un tiempo antes de obtener resultados. Por eso, no se rinden.

Ser persuasivo

Poca gente es capaz de resistirse al encanto de una persona con una actitud proactiva. Su autoconfianza, su constancia y su capacidad para escuchar las ideas de los demás, hará que sus opiniones sean tenidas en cuenta.

Inspírate en estas cualidades para mejorar tu actitud y conseguir anticiparte al máximo a las necesidades del futuro. ¡Seguro que tu entorno te lo agradecerá!