Los más golosos disfrutarán con esta tartaleta de cerezas, una fruta que se caracteriza por su elevado contenido en antocianos y ácido elágico, de acción antioxidante y antiséptica.  Su alto contenido en agua y potasio, posee un efecto diurético beneficioso en caso de gota o cálculos renales. A pesar de los grandes beneficios de las cerezas, hay que tener en cuenta que en este postre se emplean ingredientes de alto contenido calórico por lo que no podemos abusar de él si queremos cuidar nuestro peso. ¡Toma nota de esta sencilla receta, con la que sorprenderás a familiares y amigos!

Ingredientes

2 huevos
50 g de azúcar
75 g de harina
Nata
1 cucharada de mantequilla
200 g de cerezas
150 ml de agua
Licor de cerezas 

Elaboración

Comenzamos preparando la masa. Batimos los huevos con el azúcar, agregamos -poco a poco- la harina, la nata y la mantequilla. Vertemos la masa resultante en los moldes individuales que vayamos a usar para nuestras tartaletas.

Lavamos algunas cerezas y las partimos por la mitad quitándoles el hueso. Las volvemos a partir en trozos pequeños e introducimos algunas en los moldes. Metemos los moldes en el horno precalentado a 180ºC unos 10 minutos.

Para elaborar la salsa de cerezas, hervimos el agua con el azúcar e incorporamos un chorrito del licor de cerezas. Dejamos que se enfríe y agregamos el resto de cerezas sin hueso. Trituramos, colamos y reservamos.

Sacamos las tartaletas del horno y le agregamos la salsa. Para mejorar la presentación de tus tartaletas, puedes caramelizar algunas cerezas (con hueso) y ponerlas a modo de decoración.