Todos sabemos lo que es tener atracones en algún momento del día. Y lo que nos suele chiflar más en estos momentos, confesémoslo, son los productos ricos en azúcares y grasas, a menudo ultraprocesados. Pues bien, ya sabéis que hay que evitar caer en esta tentación siempre que se puede, y sustituir estos productos por alimentos saludables que nos aporten los beneficios necesarios. Aquí unos trucos:

1/ Para evitar atracones ‘de capricho’, es importante llenar adecuadamente la nevera (evitar los alimentos ricos en grasa, azúcares y calorías vacías) y así cortar con las tentaciones. Si no quieres consumir alimentos nada saludables, no los compres.

2/ Al contrario, ten siempre frutas, yogures naturales y frutos secos, que saciarán tu apetito de forma saludable y razonable.

3/ Tener siempre a mano agua o infusiones. Beber permite calmar el estómago.

4/ En un momento en el que la cabeza y el cuerpo te piden picar algo, intenta relajarte o distraerte con otra actividad.

5/ A veces analizar y pensar con coherencia, permite deshacerse del impuslo. Por ello, antes de atacar cualquier producto poco recomendable, ponte a pensar y examina qué has comido durante el día, y los pro y contra de tu atracón. Te ayudará a no dejarte llevar por el “me apetece”. 

6/ Investiga los diferentes alimentos sanos y naturales. Así sabrás cuáles son los que mejor se adaptan a tus gustos y necesidades. Si, por ejemplo, sabes que una fruta no te llega a llenar el estómago, sustitúyela por un yogur con avena, más saciante.

7/ Practicar deporte o realizar un ejercicio físico también es clave para superar un atracón.