El yoga es una disciplina deportiva que engloba una infinidad de estilos diferentes, por lo que siempre hay una especialidad que se adapta a cada tipo de persona. Cada tipo de práctica puede ser más o menos activas, pero todas persiguen el mismo objetivo: unir el cuerpo y mente mediante la respiración. El reto es descubrir qué tipo de yoga te conviene más en función de tus características o necesidades. Estas son algunos de los estilos de yoga más trendy del momento. ¡Encuentra el tuyo!

Aeroyoga

Esta disciplina es una mezcla de yoga y gimnasia acrobática y resulta perfecta para todas aquellas personas que quieran tener una experiencia deportiva diferente. Para realizarla se utilizan unas telas en suspensión que permiten llevar a cabo las posturas clásicas de yoga e invertidas, pero completamente suspendidos en el aire. Esta práctica trabaja el abdomen, combate la flacidez, elimina el dolor de espalda, estira la columna, tonifica los músculos y contribuye a definir la silueta porque el cuerpo va ganando flexibilidad.

Yoga Facial

A pesar de ser los grandes olvidados, la musculatura facial también necesita ser ejercitada para mantener su firmeza natural. Así pues, el Yoga Facial consiste en trasladar las rutinas del yoga a tu cara. Esta nueva técnica de skincare defiende los beneficios del ejercicio y los masajes descongestionantes como una práctica necesaria para fortalecer el rostro, mejorar la elasticidad de los músculos y favorecer la circulación.

Sup Yoga

Procedente de California, esta disciplina propone cambiar el mat de yoga por la tabla de surf. Esta variante resulta muy provechosa ya que se realiza un completo entrenamiento de core, tren superior e inferior, a la vez que mejoras la coordinación y la resistencia. Al incorporar un elemento inestable en la práctica, también trabajamos la concentración y el equilibrio.

Yoga Massage

Esta es la modalidad más pasiva del yoga y resulta el preludio perfecto para una sesión de meditación o para la práctica del yoga. Los movimientos del yoga (asana) se reproducen pasivamente en este antiguo masaje originado en los templos pre-hindúes. Se trata de un masaje seco de presión media, con énfasis en los estiramientos que libera la tensión, la energía y fomenta la circulación y la flexibilidad.

Pruébalos todos -o los que más te apetezcan- para encontrar el yoga que mejor te representa. Practícalo de forma regular y pronto sentirás sus beneficios.