El yogurt es uno de los alimentos que tienen más fama por sus bondades para el organismo. Y merecida, sin duda. Porque sus propiedades saludables son múltiples, y más si éste es artesanal como es el caso de los yogures Pastoret que tenemos en los establecimientos de Tento. Ya se consumía hace más de 4.000 años en Tracia, un territorio que hoy en día está en Bulgaria, y se expandió hacia el Este. En la Europa occidental se le empezó a tener en consideración cuando científicos como el biólogo ruso Ilya Ilych Mechnikov, a principios del siglo XX, demostró que la alta esperanza de vida de los campesinos búlgaros se debía a la gran cantidad de yogur que consumían”. Por eso comenzó a venderse en las farmacias hasta mediados del siglo XX.

1. Fuente de calcio

El calcio es básico para nuestro cuerpo. Está en los huesos, y por tanto se necesita en todas las etapas de la vida, especialmente los menores porque los están desarrollando y las personas de edades más avanzadas porque les ayuda a conservarlos. Y el yogur es una fuente enorme de calcio. Los expertos aconsejan entre 2 y 3 raciones de calcio al día en adultos y escolares, entre 3 y 4 en adolescentes y mujeres embarazadas, lactantes o menopáusicas, y entre 2 y 4 en personas mayores.

2. Es digestivo.

El calcio, tan necesario para nuestro organismo, está presente en los productos lácteos, pero muchas personas son intolerantes a la lactosa (el azúcar natural presente en la leche de los mamíferos) porque no generan suficiente lactasa (enzima que transforma la lactosa en glucosa y galactosa). En este caso, el yogur funciona como alternativa porque tiene menos lactosa y sus cultivos vivos mejoran la digestión de la misma. Una buena solución para el 34% de los españoles pueden padecer estas molestas sensaciones por déficit de lactasa, según algunos estudios.

3. Energía sin grasa

Las proteínas son básicas para mantener el tono muscular. Y además no se convierten en grasa como los carbohidratos o los lípidos. El yogur es rico en proteínas, es decir, tiene pocas calorías y, por tanto, es una fuente de energía ideal para quien esté siguiendo una dieta para bajar peso.

4. Combate el estreñimiento

El yogur se ha revelado como un buen remedio contra el estreñimiento, tan molesto y común en la población. La razón se encuentra en los bifidobacilos y lactobacilos que están presentes en él, y que ayudan, no solo a facilitar el tránsito intestinal, sino también a eliminar toxinas y gérmenes del intestino y a restablecer el equilibrio de la flora intestinal.

5. Disminuye el colesterol

Los probióticos del yogur contienen muchos esteroles vegetales, unas sustancias que ayudan a mantener el colesterol en niveles saludables. Según los investigadores, los esteroles vegetales actúan como filtro para evitar que el colesterol se mezcle con la sangre.