Normalmente, hacer que los niños se pongan a dibujar y pintar es un magnífico ejercicio para que se distraigan… y se relajen. No hay duda de que, más allá de la intención artística o de la capacidad para absorber tu mente que pueda haber detrás de cada trazo, se esconde un efecto tranquilizador en esta actividad. En algunos casos incluso desahoga.

Adiós a las preocupaciones

El hecho de concentrarse en una actividad como esta, que requiere la máxima atención, hace que la cabeza olvide las ansiedades o el estrés porque ayuda a desconectarnos de las preocupaciones que nos asedian a diario y nos relaja de manera natural. Al fin y al cabo, nos dedicamos un tiempo a nosotros mismos, lo cual resulta de lo más saludable y reparador. De ahí el éxito, por ejemplo, de los dibujos para colorear destinados a los adultos, tanto en formato papel como digital a través de diferentes aplicaciones para móvil y tablet.

Liberas endorfinas

Cuando dibujas o coloreas, conectas con tu parte más creativa y, de paso, refuerzas la disciplina, la exactitud y la precisión. Pero no solo eso: liberas endorfinas al estimular el hemisferio derecho del cerebro (creativo, pasional, intuitivo, imaginativo, artístico), lo que produce una sensación de bienestar general.

Fortaleces la concentración

El hecho de pintar y/o colorear requiere la máxima atención, de ahí que se convierta en un magnífico ejercicio para fortalecer la capacidad de concentración y para potenciar la flexibilidad del pensamiento y de acción.

Ayuda a relajarse

Pintar tiene un punto tan relajante porque -está comprobado- que hace que la respiración se acompase y las pulsaciones bajen, lo que reduce los niveles de ansiedad. Como sucede con las mejores técnicas de relajación. 

Activa la creatividad

En nuestro día a día, nuestra parte racional está ejercitándose continuamente y la creativa suele estar más aletargada. Pintar, dibujar, colorear, hace que el hemisferio izquierdo (el encargado de la parte racional) descanse un poco y entre en acción el derecho (el que maneja la parte creativa, espacial y emocional). Es posible que descubras una creatividad en ti que ni imaginabas. Por eso vale la pena ver el resultado, pues ayuda a mejorar la sensación de bienestar, satisfacción e incluso de autoestima.