Una de las formas más sencillas para reforzar nuestras defensas es tomar productos del mar. El pescado es uno de los alimentos más completos y su aporte nutricional es fundamental ya que es rico en proteínas, aminoácidos esenciales, minerales y vitaminas.

Todos los pescados, y especialmente los pescados azules, son ricos en ácidos grasos Omega-3. Su ingesta no solo contribuye a reducir el colesterol y los triglicéridos, también al fortalecimiento del sistema inmune.

Salmón, atún, bonito, sardinas y otros pescados de este tipo son ricos en zinc, un elemento fundamental para la salud ya que ayuda al sistema inmunitario a combatir la invasión de virus y bacterias.

Los 10 nutrientes presentes en el pescado azul 

1.      El pescado azul es rico en hierro, que contribuye a realizar nuestra función cognitiva de forma normal, como la atención o la memoria, entre otros.

2.      Contiene fósforo, que hace que nuestros huesos y dientes se mantengan en condiciones normales

3.      Asimismo, es rico en vitamina B6, que contribuye al metabolismo energético normal y al funcionamiento normal de nuestro sistema inmunitario.

4.      Por otro lado, contiene potasio, que nos ayuda a mantener un correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso y de los músculos.

5.      Tiene un alto contenido en proteínas, que permite aumentar nuestra masa muscular y conservarla, y mantener los huesos en condiciones normales.

6.      También, contiene cobre, que ayuda a nuestra función cognitiva normal y tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas.

7.      Cuenta con selenio, que resulta ideal para mantener nuestro cabello en condiciones normales.

8.      Uno de sus grandes beneficios es su alto contenido de ácidos grasos omega 3. Los ácidos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) nos ayudan a tener un funcionamiento normal del corazón.

9.      Posee vitamina B12, que es un gran aliado para disminuir el cansancio y la fatiga.

10.   Por último, es rico en vitamina D, que nos ayuda a fortalecer nuestros huesos y dientes, y a cuidar de nuestro sistema inmunológico.
Los crustáceos no son un alimento en el que se piensa a priori para reforzar el sistema inmunológico, pero muchos aportan una considerable cantidad de zinc. Este componente es básico para que las células que regulan esa función actúen de la forma adecuada. El cangrejo, los mejillones, las almejas y la langosta son algunos de los que lo contienen en mayor medida.

Si quieres descubrir los platos de Tento a base pescados y mariscos, entra en www.tento.es