El cuerpo nos pide recetas frescas y más ligeras, y el bacalao, a pesar de ser un pescado muy asociado a guisos y platos de invierno, ofrece muchas posibilidades para otro tipo de preparaciones muy apetecibles de cara a los últimos meses de calor.

Además, dentro de los pescados, el bacalao es una opción muy saludable como fuente de proteínas para cualquier comida. Cuenta con un contenido en grasa menor al 3% y no contiene carbohidratos. Una ración (150 grs) de bacalao contiene la ingesta diaria recomendada de Omega 3, facilita el almacenamiento de glóbulos rojos, fortalece el sistema inmune y ayuda a regular el metabolismo.

Aquí te dejamos un idea de plato fresco, rico y saludable.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 400 gr de filetes de bacalao fresco
  • 2 cucharadas de chalota picada
  • 2 cucharadas de sal de ajo
  • 2 cucharaditas de semillas de amapola
  • cebollino fresco
  • sal marina
  • 2 cucharadas de jengibre rallado

Salsa

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de cilantro fresco
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de zumo de lima

Elaboración

Retirar la piel y cortar en tiras. Picar finamente y añadir la sal de ajo, el jengibre y la chalota. Mezclar las semillas de amapola con el cebollino y añadir sal al gusto. Juntarlo con la primera mezcla. Remover y tapar. Refrigerar 30 mínimo. Servir muy frío.