El huevo es uno de esos alimentos que han sido injustamente demonizados a lo largo de los años, pese a que la ciencia haya demostrado con creces que su consumo no solo no es perjudicial, sino que es muy recomendable para la salud. El huevo es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico, lo que significa que contienen todos los aminoácidos esenciales, por tanto muy recomendable para garantizar una ingesta de proteínas de la mejor calidad, un nutriente fundamental para numerosas funciones del organismo.

Pese a que durante muchos años se ha asociado el consumo de huevos con un incremento del colesterol, numerosos estudios científicos han desmentido esta relación, y aseguran que se pueden comer hasta cuatro huevos a la semana con total seguridad. Uno de ellos, liderado por la Universidad de Navarra y publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition, señala que el consumo de hasta cuatro huevos semanales es saludable para el corazón, y que no existe ningún motivo científico para desaconsejar el consumo de este alimento entre la población. Otra investigación, en esta ocasión realizada por investigadores del Population Health Research Institute (PHRI) de la Universidad McMaster y del Hamilton Health Sciences, señala que consumir un huevo al día no es perjudicial, tras analizar datos de tres grandes estudios multinacionales a largo plazo.

Revueltos, poché, el tortilla, fritos o escalfados, los huevos son, además, alimentos sumamente versátiles que nos sacan de un apuro en cualquier momento, y que podemos consumir tranquilamente para desayunar, cenar o comer e incluso como tentempié. En Tento nos encantan, hasta el punto de que nuestra tortilla de patatas y cebolla se ha convertido en una de las propuestas con más éxito de nuestra carta, que elaboramos durante todo el año.