La tendencia que antes apostaba por los zumos o smoothies para ayudar a desintoxicar nuestro cuerpo, aboga ahora por las cremas en su versión caliente o fría. ¿De dónde sale ese furor por el denominado ‘souping’? 

Como no podía ser de otra manera, la tendencia llega de Estados Unidos y es defendida por gurús del estilo de vida saludable como Gwyneth Paltrow. Cierto es que en los zumos puede desecharse buena parte de los nutrientes en algunos casos -la pulpa de la naranja si la exprimes, por ejemplo-, mientras que en la sopa se conservan prácticamente todos a través del agua.

Si se toma como entrante, su poder saciante y reconfortante puede ayudar a que controlemos nuestra gula con los siguientes platos, pero también es una excelente como plato único y completo: son excelentes con legumbres, verduras, cereales, carne, pescado… ¿Otra ventaja? Es hidratante y diurética gracias a su contenido líquido.

Más versátil, la sopa abre un abanico de sabores mucho más rico que el de los zumos y es fácil que te llene mucho más el estómago. Al igual que con el ‘juicing’, han surgido muchas compañías que alientan a realizar dietas detox durante varios días a base de sus sopas. Recuerda que los regímenes draconianos pueden tener consecuencias negativas para tu salud: mejor consultar antes con tu nutricionista.