Ya ha llegado a nuestras vidas el trail running, una nueva modalidad deportiva que va más allá del popular running y que consiste en correr fuera de pista, perdiéndose por senderos de montaña, caminos secundarios, cerros y montes, cruzando ríos y arroyos, y con grandes subidas y abruptas bajadas. El trail running aporta a la experiencia de correr un plus, no solo de dificultad, sino también de emoción. Esta emoción es, precisamente, la que ha hecho que tanta y tanta gente se haya enganchado a este deporte en tan poco tiempo, y la que Ian Corless ha querido transmitir en su libro ‘Trail running: las carreras más míticas del planeta”, con prólogo del corredor español Kilian Jornet, y con el que nos presenta este nuevo deporte y algunas de las durísimas pruebas mundiales que le han dado visibilidad. Hoy os presentamos algunas de las que se disputan más cerca de casa:

Ultra Pirineu 

Esta carrera se ubica en Cataluña y se desarrolla en el Parque Natural de Cadí-Moixeró, creado en 1983 en las sierras de Moixeró y Cadí, en el prepirineo catalán. Con un total de 110 kilómetros de recorrido y 6.800 metros de desnivel positivo, la Ultra Pirineu, catalogada como Trail XL (la modalidad de mayor dificultad del trail running), es una de las pruebas más duras disputadas en territorio nacional, ya que se necesitan, aproximadamente, entre 11 y 12 horas de esfuerzo para completarla.

Ronda dels Cims 

Disputada en Andorra y con un desnivel positivo de 13.500 metros a lo largo de 170 kilómetros de recorrido, la Ronda dels Cims es uno de los recorridos más extremos y difíciles del circuito de carreras de montaña. Tanto, que los profesionales del trail running consiguen completarlo tras 25-35 horas. Es una prueba de altura, en la que se pueden disfrutar a lo largo del camino de las increíbles vistas de prados, bosques y lagos y, según el año, multitud de paisajes nevados y helados, lo que añade un elemento más de dificultad al recorrido.

Zegama-Aizkorri 

Para disputarla hay que desplazarse hasta Zegama, en el País Vasco. Se trata de una carrera única. Es una de aquellas competiciones en las que no solo basta la fuerza física, sino que es necesaria una enorme fuerza mental para completarla. Sus 42 kilómetros de distancia engañan, ya que a lo largo del recorrido los competidores coronan los cuatro picos más altos del País Vasco, sumando en sus piernas y pulmones un total de 5.472 metros de desnivel positivo. La combinación de terreno difícil, ascensos y descensos en vertical y el mal tiempo característico de Zegama hacen de esta prueba todo un reto para los amantes del trail running.