Como ya sabrás, necesitamos dormir bien para cuidar nuestro cuerpo y mente ya que, si tenemos un sueño adecuado, nuestro organismo podrá regenerarse gracias a una regulación óptima de nuestro metabolismo.

En cambio, la falta o el exceso de horas de sueño, su mala calidad y algunos hábitos alimentarios, aumentan determinadas hormonas que favorecen la aparición del sobrepeso y la presencia de estados de ánimo poco agradables como la irritabilidad o el cansancio.

Nuestros hábitos alimentarios condicionan nuestro bienestar así que, ¿cómo deberían ser para ayudarnos a disfrutar de un sueño reparador? Aquí tienes diez claves:

  • El organismo trabaja como un reloj, es aconsejable tener un horario bien organizado para realizar las 5 comidas diarias.
  • Hay que tomarse cada una de las comidas con calma, esto nos ayudará a recuperar el equilibro durante el día y facilitará nuestra calidad de sueño en la noche. Tienes más información aquí:
  • Evita consumir bebidas gaseosas y alimentos excitantes que contengan cafeína, teína, ginseng o teobromina (presente en el chocolate), 6 horas antes de irte a dormir.
  • Evita o modera el consumo de alcohol cuatro horas antes de ir a dormir.
  • Hacer de la cena un ritual familiar facilitará nuestra relajación. Así tendremos aquellos hábitos que favorecen la liberación de hormonas y neurotransmisores que mejor regulan los tiempos de sueño y vigilia.
  • Realizar un cena ligera, moderada en proteínas y grasas, evitando el consumo de alimentos flatulentos (coles, alcachofas, espárragos, pimientos, legumbres…) y especies, sobretodo picantes.
  • Mantener entre el fin de la cena y el ir a dormir un mínimo de dos horas. Si nuestros horarios nos lo impiden, es recomendable basar la cena en el aporte de verduras/hortalizas y farináceos, y trasladar parte de la ración proteica recomendada para la cena al primer o segundo desayuno de la mañana.
  • Fijar una hora para ir a dormir y levantarnos la mayoría de los días de la semana.
  • Realizar actividad física de forma regular, pero no justo antes de ir a dormir. En este momento son muy recomendables ejercicios físicos y de respiración que nos relajen el cuerpo.
  • Proteger el espacio de la cama para que sea un lugar de descanso. Durante el sueño es importante la ausencia de ruidos y luz.

En Tento, te ofrecemos una oferta variada y saludable, y un espacio tranquilo donde podrás parar y disfrutar de tus comidas durante el día. ¿Nos pruebas?

Sergi Rovira – Nutricionista (Colegiado Nº CAT0282)