El calor hace que el tiempo de conservación de los productos frescos se reduzca en gran medida, lo que incrementa el porcentaje de desperdicio alimenticio en los hogares españoles.

Según el Informe del Consumo Alimentario en España 2016 del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a lo largo del año pasado se tiraron a la basura 1,2 toneladas de alimentos que aún estaban en buen estado. Teniendo en cuenta que los alimentos frescos son en los que más invertimos los españoles, concretamente un 44,1% del presupuesto destinado a alimentación (67.095,5 millones de euros), no es de extrañar que sean los más desechados.

Aunque se ha reducido el volumen de alimentos desechados en los hogares, los datos siguen siendo alarmantes. Para contribuir al descenso toma nota de los siguientes trucos para conservar tus productos frescos por más tiempo:

  1. Evita humedecer los alimentos y lávalos sólo antes de su consumo. En cambio, mantén las verduras como el brócoli y la coliflor siempre hidratadas. Para ello, ponlas en un vaso con agua, para que el tallo quede en contacto directo con el líquido. Recuerda cambiar el agua de vez en cuando.
  1. Envuelve las verduras en papel de aluminio antes de guardarlas en la nevera, excepto las de hoja verde (espinacas, acelgas, lechuga…). Este tipo de verdura se ha de guardar en un tupper cubiertas con papel de cocina para absorber el exceso de humedad.
  1. Hay hortalizas, como el ajo y la cebolla, que es preferible mantener en lugares oscuros, como una bolsa de cartón, para evitar que broten. Eso sí, hazle agujeros para que ventile.
  1. Separa los plátanos del resto de frutas y verduras y cubre las puntas con film transparente, así no acelerará el deterioro del resto de alimentos.

En Tento este tipo de productos son primordiales en la elaboración de nuestra amplia variedad de platos saludables, 100% naturales, por supuesto frescos, y libres de aditivos y conservantes.