Ya lo deja bien claro el refranero español: hasta el 40 de mayo no te quites el sayo. Con tanto cambio de temperatura, tomar un poco de caldo de vez en cuando para entrar en calor no viene nada mal. Además, es un plato altamente nutritivo ya que combina ingredientes de todo tipo: verduras, hortalizas, legumbres, carne, pescado e incluso patata.

Sin embargo, este es sólo uno de otros muchos beneficios como estos:

  1. Saciante: este potente efecto favorece que comamos menos, por eso muchos expertos recomiendan tomarlo antes de las comidas, para controlar nuestro apetito.
  2. Bajo en calorías: los ingredientes que se utilizan no tienen de por sí muchas calorías. Aunque esta propiedad podría cambiar dependiendo de con qué se complemente.
  3. Siempre hidrata: al estar elaborado principalmente a base de agua, mantiene los niveles de hidratación de nuestro organismo.
  4. Mejora la digestión: para conseguir este efecto habrá que incluir alimentos ricos en colágeno, como el pescado azul o verduras como el repollo.
  5. Alivia los síntomas del resfriado: es el remedio favorito de los padres. Al ser calentito y líquido ayuda a combatir las irritaciones de garganta y el malestar general. Y al aportar tantas vitaminas, minerales y proteínas mantiene nutrido al enfermo.

Si estás en uno de esos días en los que te apetece comer caldo, pero no tienes tiempo o te da pereza prepararlo, puedes venir a Tento, aquí encontrarás: sopa de cocido de la abuela y sopa de fideos con pollo y huevo duro listas para calentar y comer.