El tomate es, sin lugar a dudas, uno de los iconos del Mediterráneo y de su tan aclamada dieta. Tanto es así que cuesta imaginarse que solo llegó a nuestro continente tras el descubrimiento de América, procedente de Perú, y que no fue hasta el siglo XVIII cuando un atrevido gourmet se ‘arriesgó’ a hincarle el diente y descubrir su intenso y dulzón sabor, ya que hasta entonces se consideraba un fruto venenoso.

Hoy lo encontramos en todos los países que rodean el Mare Nostrum y es consumido, además de en su estado natural -¡ay, las ricas ensaladas!-, como base de numerosas recetas tradicionales de salsas, sofritos, gazpacho…

También es, quizá debido a su intenso color rojo (aunque alguno que otro puede ser verde o amarillo), uno de los productos más vistosos del mercado, donde podemos descubrir una amplia gama de variedades (existen cerca de 300 distintas, desde el raff hasta el cherry, pera, montserrat…), con aspectos, sabores e incluso utilidades muy variopintas.

Pero más allá de su sabor y de su atractivo por fuera, por dentro es también una fruta estrella de la dieta mediterránea debido a sus cualidades hidratantes y refrescantes, y sus numerosos nutrientes y virtudes extra (contiene vitaminas A, B y C, fósforo y potasio. Además, es diurético y laxante).

Por todo ello, el tomate ha sido el buque insignia elegido por la compañía nacional Tento en el cambio de imagen que acaba de anunciar: forma parte de  su nuevo y simpático logo. Porque los restaurantes ‘good fast food’ de esta firma abogan por una cocina de mercado, elaborada con los mejores productos de la huerta de proximidad, y reivindica férreamente la frescura y naturalidad de sus cerca de 120 recetas de elaboración casera. Y es que en Tento se cocina cada día siguiendo los preceptos marcados por una alimentación equilibrada de esencia mediterránea. Por eso encontramos en sus establecimientos desde recetas tradicionales locales (canelones, croquetas, ensalada de escarola con bacalao y salsa romesco, albóndigas con pisto, fideuá al estilo ampurdanés, calabacín raw con salsa cítrica, tomates confitados y semillas, macarrones con sofrito de tomate, chorizo y albahaca, ventresca de bacalao con tomate y albahaca…) hasta otras de espíritu más contemporáneas e inspiradas tanto en hábitos de alimentación cada vez más comunes (veganos, vegetarianos..) o en las cocinas del mundo que se preparan con ingredientes locales. Buena muestra de ello son, por ejemplo, el couscous ecológico con verduras y tofu a las finas hierbas, el wrap de pollo al curry, el estofado de garbanzos ecológicos con verduras y shitake, el pulled pork con salsa barbacoa y parmentier de patata, el risotto de quinoa ecológica con verduras…

Y volviendo a nuestros tomates, si miramos con atención los platos de Tento, veremos que tienen una presencia destacada. Por todo ello, hemos querido dar su merecido pequeño gran homenaje a este fruto, tan nuestro, tan mediterráneo, tan icónico.

Resumiendo… ¿Por qué en Tento hay tomate?

– Porque es fresco

– Porque es mediterráneo

– Porque es rojo

– Porque es saludable

– Porque pega con todo

– Porque tiene historia

– Porque es un ‘prota’ de nuestros platos

– Porque es versátil

¡Porque es muy Tento! ¡Tan de mercado!