La primavera es una de las épocas del año en la que el huerto es más generoso con nosotros, y en Tento nos encanta aprovecharla. De repente los días son más largos, los termómetros se ponen de nuestra parte (¡al fin!) y nos morimos de ganas de dejar atrás esos platos de cuchara que tanto apetecían en invierno para hincar el diente a todas esas frutas, verduras y hortalizas de temporada que van a alegrar nuestra despensa y nuestro ánimo. 

Fresa
La fresa tiene grandes cantidades de vitamina C y antioxidantes, es baja en calorías y está riquísima. ¿A quién no le gustan las fresas? Puedes tomarlas en batido, con yogur griego, plátano y un topping de frutos secos picados, o acompañadas de una bola de helado de vainilla con chocolate caliente por encima. ¡Toda una delicatessen!

Cereza

Su temporada es tan corta que los fans se lanzan a su consumo como si no hubiera un mañana. La cereza tiene vitamina C, E, potasio, magnesio y ácido fólico, además de que es moderadamente calórica y está riquísima. Añade un puñadito a tus ensaladas primaverales, cortadas en rodajitas, y dales ese punto de color y sabor que tan atractivo resulta.

Níspero

Aporta fibra, es muy bajo en calorías y destaca por su alto contenido en vitamina A, cosa que contribuye, entre otras cosas, al metabolismo del hierro. Puedes comerlo en macedonia, solo o en ensalada, aunque una receta que funciona a las mil maravillas es preparar un delicioso helado, que además te permitirá disfrutar de tus nísperos durante más tiempo. 

Espárrago triguero

No puede ser más versátil ni más interesante nutricionalmente, puesto que además de bajo en calorías el espárrago triguero tiene propiedades depurativas y antioxidantes, además de un sinfín de vitaminas, entre las que destacan las del grupo B. Revuelto con champiñones, huevo y especias al gusto constituye un entrante excepcional a buen precio y muy nutritivo. 

Albaricoque

Tiene una buena cantidad de vitamina A, esencial para la piel, el cabello y el sistema inmunitario. Es también una fruta rica en fibra y agua y con pocos carbohidratos, además de contener magnesio, potasio y vitamina B3. Aunque en plena temporada lo que más apetece es comerlo al natural, también queda muy bien con carnes. Si somos fans y tenemos excedente, siempre podemos preparar mermeladas para poder disfrutar de esta fruta deliciosa durante todo el año.