Mantener una buena higiene de sueño es fundamental para estar fuertes y saludables. Es importante tener en cuenta que nuestro estado de salud –física y mental– se basa en tres pilares, y que debemos cuidar los tres por igual si queremos estar sanos, tener un sistema inmunológico fuerte y enfrentarnos a los requerimientos del día a día con las pilas cargadas. Por un lado, llevar una dieta variada y equilibrada, además de practicar ejercicio físico con regularidad y descansar correctamente. Si tenemos dificultades para conciliar el sueño o tenemos un sueño inconsistente, que nos hace levantarnos por la mañana con la sensación de no haber descansado, es importante seguir todas estas indicaciones:

  • Cena al menos un par de horas antes de irte a dormir y, en la medida de lo posible, ágapes ligeros. Si tratas de conciliar el sueño con el estómago lleno es probable que te cueste más o que tengas un descanso más inconsistente. 
  • Intenta no beber demasiada agua por la noche, así como evitar el consumo de alimentos con mucha agua que pueden hacerte levantar a orinar. Si tienes dificultades para conciliar el sueño, lo mejor es que no te desveles. 
  • Duerme en un espacio oscuro, agradable, sin ruidos e interferencias, con la temperatura adecuada. 
  • Trata de no practicar deporte a última hora de la tarde, pues está demostrado que puede interferir en la rutina de sueño.
  • Busca aquello que te relaje, ya sea escuchar podcasts, leer, música suave, meditación. En general las pantallas suelen dificultar el sueño, así que lo ideal es que duermas con el móvil bien lejos. 
  • No tomes alcohol, cafeína o fumes por la noche, ya que estas sustancias pueden alterarte.
  • El sueño es como un pez que se muerde la cola: si no descansas bien por la noche, tendrás sueño a mediodía y lo más probable es que caiga alguna siestecilla. Evítalo a toda costa, porque incluso diez minutos de siesta pueden alterar tu rutina nocturna.
  • Sabemos que es complicado, pero si tienes dificultades para conciliar el sueño lo mejor es que trates de irte a dormir y despertarte siempre a la misma hora.