Hay tantos motivos para echar mano de un puñado de frutos secos que seguro que en cuanto acabes de leer estas líneas, saldrás corriendo a comprarlos al supermercado. Avellanas, nueces, almendras, anacardos… son fuentes de nutrientes imprescindibles en la dieta que aportan numerosos beneficios para la salud. Estos son algunos de ellos: 

  • Tienen ácidos grasos poliinsaturados, igual que el aceite de oliva, el aguacate o los pescados grasos, lo que significa que son cardiosaludables y garantizan una buena salud vascular. Los expertos recomiendan tomar unos 30 g diarios, lo que se traduce en apenas un puñadito. ¡Ya tienes tentempié para llevar en el bolso!
  • Son ricos en proteínas de origen vegetal, que si bien no se absorben por el organismo igual que las de origen animal, son una fuente interesante para completar el aporte proteico en diversos platos, como en ensaladas. 
  • Al ser ricas en fibra, no solo son saciantes, sino que nos ayudan a mejorar el tránsito intestinal. 
  • Cada fruto seco tiene propiedades que lo convierten en interesante. Las pipas de calabaza son muy ricas en calcio, así como las almendras, mientras que las avellanas son una buena fuente de vitamina E y los anacardos cuidan la vista.
  • Mejoran el desarrollo cognitivo, además del de los huesos y músculos, y se ha demostrado que también pueden mejorar la diabetes. 

En Tento no podemos ser más fans de los frutos secos, y los incorporamos a numerosas recetas, ya que además son sumamente versátiles. Algunos ejemplos son nuestra pasta integral con pesto de brócoli y nueces o las populares espinacas con pasas y piñones.